Columnistas

Tiempo sin ti sería empo

En 240 páginas inscribí más de 1.800 aforismos, que son sentencias untadas con gracejo

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Mansilla Torres

00:19 / 31 de diciembre de 2015

Que no muera este año sin que se sepa, en sus horas finales, que el diario mexicano La Jornada acaba de publicar mi libro Breverías, titipuchal (montonal) de aforismos, que será puesto a la venta ni bien empiece 2015. En 240 páginas inscribí más de 1.800 aforismos, que son sentencias untadas con gracejo; por ejemplo: se suplica al clero pedófilo no confundir grey con gay.

Estoy componiendo breverías desde 1965. Las creaba como un ardid para trocar dictaduras en dictaburlas y exhibir las idioteces de prescindentes, que no presidentes, que tenían jaqueada a aquella república de Golpivia —magna patria que ahora se llama Estado Plurinacional de Bolivia—.

Esos golpistas improvisaban todo, menos un discurso, y había que embarrarlos con la baba de sus exabruptos. En el programa radial Olla de Grillos (1965-70) demostrábamos, es un decir, la cuadratura del círculo colocando una gorra ovoide en la testa cúbica de un milico. Era el tiempo en que aconsejábamos que “más vale Ovando en mano que Barrientos volando”, y decíamos “Phitecantropus reelectus” del Mono Paz.

Luego cometí aforismos en el Perú (1972-77). Los publicaba en el diario Expreso de Lima. La revista Estampa era dirigida por un gran uruguayo exiliado, don Poemario Benedetti. Lujo de amigo. De vuelta en el país compuse breverías (78-79) para el semanario Aquí, a cargo de San Luis Espinal, a quien quebraron con tortura y bala unos áulicos del (de)general García Meza y el narcoronel Arce Gómez.

Del 81 al 95, en México le di más hilo a la vuelacha aforismera. En Revista de Revistas del periódico Excelsior, publiqué unas 900 breverías y más de 10.000 epigramas. En 1993, unos lectores de Coahuila pusieron en un libro 625 de los aforismos que más les gustaban y me regalaron una tauca así de ejemplares.

En 2005, este diario, La Razón, publicó el libro Breverías a más no joder. Se vendieron todos, y ante la demanda, unos desgras lo piratearon exitosamente. La piratería, aún sin “pi” sigue siendo ratería. El tercero de esta saga, pues, circulará en México lindo y qué herido. Yo iré de un lado a otro para darle pisto a las ventas, porque hasta para lavarse los dientes hay que tener pasta. Además de aforismos, el libro trae palíndromos, textos que se leen igual de izquierda a derecha y al revés: Ai vil Obama, ama Bolivia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia