Columnistas

Tiempo, ideólogos y descolonización

El Reloj del Sur es el intento más visible de lo que pretende implementarse como proceso de descolonización

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Ernesto Ichuta Nina

02:06 / 12 de julio de 2014

Más allá de que el Reloj del Sur, aquel del Palacio Legislativo que hace unas semanas sufrió modificaciones para girar en sentido contrario, haya despertado burlas, críticas airadas e incluso pasado desapercibido en nuestra mundana cotidianidad, representa el intento más visible de lo que pretende echarse a andar como proceso de descolonización en el país.

Ello porque al parecer ese hecho no tuvo que ver únicamente con la realización de la Cumbre del G77, en la cual el Gobierno entregó un souvenir a los asistentes provocando que el mundo mirara hacia Bolivia más por ese reloj que por el evento mismo, sino que ese cambio tiene que ver con el modo en el cual han venido trabajando aquellos ideólogos que, desempeñando el rol de intelectuales, sacrifican su autonomía para hacer apología de los actos del Gobierno; además, tiene que ver con la propia oferta electoral del Movimiento Al Socialismo (MAS) de 2005.

Y es que en los días de realización de la Cumbre del G77, algunos de esos intelectuales aparecieron en la múltiple palestra mediática precisamente para justificar, entre su discurso del sí pero no, la concepción del tiempo en clave descolonizadora. Dicho en términos concretos, quienes desde hace algunos años se dan a la tarea de hablar en nombre de las culturas indígenas, con instrumentos teóricos occidentales, interpretan que en la lógica andina el tiempo no es lineal, sino circular, por lo que no existe el pasado ni el futuro, pues el presente contiene a los dos. Pero esta idea, que parece simple, es justificada con un constructo filosófico que, exaltando los logros de la física cuántica, cuestiona las formas “dogmáticas y míticas” en las cuales habrían sido considerados el ser, el tiempo y la historia.

Así, para esos ideólogos que dicen leer la lógica andina desde lo factual, el tiempo es lo concreto de la vida del sujeto, que se opone a cualquier concepción metafísica.

Por tanto, el tiempo es el ámbito del ser, según el cual el sujeto no es lo que es, sino lo que deviene como sujeto, por lo que la historia es el paso de un presente hacia otro presente por venir. Por eso, no hay futuro definitivo y lo que se piensa como futuro es la reflexión sobre el desarrollo del presente; reflexión en cuanto historia hecha conciencia como potencial de futuro que no es una proyección abstracta, sino la posibilidad referida de un presente que permite una política de la responsabilidad. El concepto de tiempo aparece de ese modo politizado (Hacia una fundamentación del pensamiento crítico, Rafael Bautista, 2011, pp 36-43).

En la lógica del Pachakuti (otra idea temporal), para el pensamiento descolonizador la deconstrucción de la concepción del tiempo es así esencial para el cambio de los modos de ser y vivir, por eso se cuestiona “la famosa hora boliviana, que no es boliviana, sino musulmana o la famosa hora del té,  que no es ni siquiera inglesa, sino china” (Crítica de la razón boliviana,  Juan José  Bautista, 2005).

El Reloj del Sur supone toda esa crítica, que se encadena además con la propia intención del partido en el poder, e ncuya propuesta electoral de 2005 definía como principal ámbito de la descolonización al educativo. Por ello automáticamente se pretende “encargar la enseñanza de la lectura del Reloj del Sur a los maestros”.

Pero, como el lenguaje críptico y despistante de los ideólogos de la descolonización, el Reloj del Sur aparece reducido a una simple provocación simbólica si se toman en cuenta las convenciones socialmente aceptadas y definidas por esa realidad fáctica temporal que es cuestionada y que convierte a tal reloj en un artificio que justifica un proceso que no está pudiendo expresarse más que de manera simbólica y discursiva. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia