Columnistas

Tiqqun

Las publicaciones de Tiqqun son muy potentes por su radicalidad política y su tratamiento poético

La Razón (Edición Impresa) / Pensar - Farit Rojas Tudela

04:03 / 23 de junio de 2014

Tiqqun es el nombre de una revista francesa de filosofía, que publicó solo dos números entre 1999 y 2001, pero cuya influencia continúa hasta el presente. En sus publicaciones señalan que tiqqun no es el nombre de un autor o un colectivo de autores, sino de un medio para construir una posición y un desplazamiento. Los responsables de este medio eran alumnos de la Universidad de Vincennes.    

Asimismo el término tiqqun se refiere al proceso de redención, de restauración de la unidad del sentido y de la vida, de la reparación de todas las cosas por la acción de los hombres mismos. Es un término que proviene de la cábala y del judaísmo. Se ha querido dar un equivalente en la noción de justicia social, sin embargo, tiqqun tiene un contenido espiritual que no es equivalente al de justicia.

Las publicaciones de Tiqqun son textos muy potentes por su radicalidad política y el tratamiento poético que poseen. En líneas generales plantean reflexiones sobre la manera en la que el capitalismo contemporáneo nos desposee de nuestro propio ser para hacernos existir como espectáculo, premiando todos los intentos que realizamos por ser más universales, más neutros, y en consecuencia, más pasivos. Han desarrollado categorías nuevas como: “Comité invisible” como una forma de escritura sin autor.  No se trata de un colectivo, pues lo que se intenta es dispersar la identidad en la escritura.

Al escribir nos adherimos a algo que al ser parte de nosotros deja de ser nuestro y puede ser de muchos, de los que lo comparten; “Partido Imaginario”, como una forma de llamar al movimiento de seres humanos que deserta de sus funciones: mujeres, obreros, víctimas que dejan de serlo y entonces empiezan a ser movimiento contra la sociedad (en tanto la sociedad es la que preserva estas identidades-funciones como roles dispuestos al capitalismo); “Bloom” como una manera de referirse al ser humano universal. El bloom es el intento de esta ficción, es el ser humano despojado de su cultura, expropiado de su comunidad. Ser bloom es ser nada (en la condición de ser todo). El filósofo italiano Giorgio Agamben caracteriza el bloom como la manera en que Tiqqun llama a los nuevos sujeto anónimos, singularidades vacías, dispuestas a todo.   

Asimismo abrazan categorías de otros como “imperio” y “multitud” popularizadas por Michael Hardt y Antonio Negri; “nuda vida” y “formas-de-vida” desarrolladas por Giorgio Agamben; “territorio y territorialidad” de Gilles Deleuze; “sociedad del espectáculo” de Guy Debord y “biopoder” de Michel Foucault.

Valga esta invitación a leer a Tiqqun como un homenaje a Foucault a los 30 años de su muerte que se cumplen este 25 de junio. Foucault fue uno de los maestros del pensamiento más radicales y creativos. Tiqqun y otros le deben mucho a él.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia