Columnistas

Tiwanaku Qhantatayita

Los comunarios aseguran que al lado de Tiwanaku se encuentra la ciudadela oculta de Qhunqhu

La Razón (Edición Impresa) / Esteban Ticona *

23:47 / 19 de mayo de 2017

Hace pocos días, la Agencia de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) anunció el “descubrimiento de nuevas ruinas arqueológicas en Tiwanaku”, en el marco de la presentación de los primeros resultados del proyecto Preservación y conservación de la pirámide de Akapana. Uno de los consultores explicó que para el trabajo de investigación “se usó un sistema avanzado de teledetección con un dron y muestreo satelital”. Entre los resultados “se detectó una estructura grande dentro del enmallado del sitio arqueológico (...)”, y que Puma Punku poseería dos plataformas más que están enterradas, las cuales rodean todo el templo. Es decir, “Puma Punku es más alto de lo que se conoce actualmente y casi duplica su tamaño”.

Hasta ahí lo más sustancial de la conferencia de prensa realizada por los investigadores auspiciados por la Unesco, que además contó con la presencia de la Ministra de Culturas y autoridades locales. El uso de la nueva tecnología en la investigación arqueológica es ponderable, en tanto permite a los investigadores contar con nuevas herramientas, y así reconstruir mejor lo que fue Tiwanaku.

¿Cuánta historia más existe y está enterrada en Tiwanaku? Sabemos que bastante, y quienes viven en inmediaciones de ese lugar también lo saben. ¿Pero será que los habitantes del pueblo y las comunidades aledañas están dispuestos a ceder espacio físico para la investigación e incluso a desocupar algunos predios para la reconstrucción plena de Tiwanaku? Por algo se decía, y aún se dice, metafóricamente que es el Taypi qala o piedra central de los pueblos y civilizaciones andinas. Recuerdo el conocimiento y la memoria oral de Leandro Condori, oriundo de Wanqullu, otrora escribano del movimiento de los caciques apoderados, como Santos Marka T’ula. Don Leandro decía que el origen del nombre es Tiyari Wanaku, una gran civilización que muchos conocen, pero de la que no se habla.

A pesar de las muchas investigaciones e interpretaciones realizadas desde Arturo Posnansky, Carlos Ponce y muchos otros, Tiwanaku continúa invitándonos a seguir investigando, a seguir interpretándolo no solo desde un punto de vista arqueológico, sino también desde un punto de vista histórico, espiritual, urbanístico, iconográfico... en fin, lo que fue y es esa civilización ancestral.

Pero sería mejor si también tomasemos en cuenta la memoria oral y colectiva. ¿Será que en la investigación de la Unesco también se contempla la recuperación de la memoria oral y colectiva? En esta línea, recuerdo que los comunarios de Jesús de Machaca, y particularmente del ayllu Qhunqhu Likiliki, se acuerdan que existe otra parte de Tiwanaku,  la ciudadela oculta de Qhunqhu, que estaría situada a su lado. Los trabajos pioneros de Maks Portugal de mediados del siglo XX al respecto han quedado como simples antecedentes, pues no se dio continuidad en la investigación de Qhunqhu.

En las declaraciones a la prensa, el Viceministro de Descolonización enfatizó que se precisan muchos arqueólogos para la tarea de investigación en Tiwanaku. Para el conocimiento de la citada autoridad, están las carreras de Antropología y Arqueología de la Universidad Mayor de San Andrés, que podrían convertirse en grandes protagonistas de la investigación. Wali kusawa Unesco jupankirinakaxa yanapt’asipki Tiwanaku juk’am yatjatañataki. ¡Jallalla Tiwanaku wiñay marka, taypi qala!

* es aymara boliviano,  doctor en  Estudios  Culturales Latinoamericanos y docente en la UMSA.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia