Columnistas

Trabajo nocturno

El trabajo nocturno debe ir acompañado de un descanso reparador en la jornada siguiente

La Razón / Luis Kushner

02:12 / 16 de octubre de 2013

La vida hospitalaria es por definición una actividad que debe contemplar guardias médicas nocturnas. Esto significa que una unidad hospitalaria debiera funcionar durante las noches entre el 60% y 80% igual que lo hace de día, esto incluye sábados, domingos y feriados. ¿Por qué? Porque las enfermedades no descansan, los accidentes están a la orden del día y los trabajos de parto, así como las apendicitis agudas, no tienen hora ni fecha asignada.

Un interesante estudio publicado en la Revista Americana de Epidemiología, de Estados Unidos, reveló que los turnos nocturnos no están asociados a una reducción de las capacidades de las personas, tanto manuales como mentales. Esta investigación fue realizada entre 1995 y 2000 con la participación de varias enfermeras, quienes se sometieron a pruebas de aprendizaje, memoria y razonamiento. Los resultados del grupo diurno no fueron mejores o peores que los obtenidos por el otro grupo.

Sin embargo, el trabajo nocturno debe ir acompañado por un descanso reparador en la jornada siguiente. De lo contrario sí se pueden presentar resultados adversos en la atención de los pacientes así como en los tratamientos que reciben.

En nuestro medio existen varias enfermeras que por obtener un mayor salario hacen guardias nocturnas, pero al día siguiente también trabajan en otras instituciones. Situación de sobrecarga laboral que, como antes se dijo, va en desmedro no sólo de la atención de los pacientes, provocando equívocos de alto costo, sino también de la salud del propio trabajador, quien muchas veces padece de cuadros de fatiga crónica, insomnio, estados de ansiedad, depresión, reducción de la actividad de su sistema inmunológico, déficit de atención, e incluso alteraciones en la convivencia con su propia familia, como agresiones y descuido, entre otros síntomas.

Los estudios al respecto son claros y definitorios, pero la solución sigue siendo económica. Para ello hace falta que se mejoren los salarios y se contrate más personal en los hospitales. También se deben buscar mecanismos para cerciorarse de que los trabajadores tengan un descanso reparador luego de sus turnos, con por lo menos ocho horas de sueño, tal y como lo hacen las líneas aéreas con los pilotos o las flotas de buses con sus choferes, y demás funcionarios que tienen la responsabilidad de transportar personas de un lado a otro.

No es poco el riesgo que se corre  en un servicio de salud al contar con personal agotado por el trabajo nocturno. Situación que para quienes hacemos guardia nocturna muchas veces se convierte en una rutina, lo que nos impide percibir de manera objetiva que el exceso de trabajo puede traer consecuencias a mediano plazo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia