Columnistas

Tráfico de armas

No tomar medidas apropiadas y efectivas ahora solo puede significar dolor y violencia en el futuro.

La Razón (Edición Impresa)

00:05 / 24 de agosto de 2017

En los últimos meses, al menos dos grandes cargamentos de armas fueron interceptados en el país, sembrando dudas sobre su origen y, sobre todo, su destino. Según la investigación realizada por la Policía, informó el Ministro de Gobierno, se trata de alijos destinados a las mafias de Brasil y que Bolivia es solo país de tránsito de estos peligrosos cargamentos.

Según explicó el ministro, la Policía realizó un “mapeo” de las rutas del tráfico de armas, el cual fue compartido con las autoridades brasileñas, tanto para confirmar la información recolectada como para desarrollar acciones conjuntas entre ambos países. Agregó la autoridad que se ha identificado varias rutas de internación de armas, algunas que ingresan por Perú y otras por Argentina, “pero todas van a Brasil”. Es fácil suponer que algunas de estas armas se quedan en Bolivia y que son utilizadas para perpetrar asaltos violentos como el que tuvo lugar semanas atrás en la joyería EuroChronos en Santa Cruz.

Explicó además que el tráfico se origina en EEUU, donde el mercado de armas es más bien liberal y tiene relativamente pocos controles. Es sabido que en ese país muchos Estados eximen a sus ciudadanos de registrar esas armas, por lo que es posible construir pequeños arsenales domésticos o, peor, activar mercados ilegales que permiten acopiar las armas que luego son traficadas a otros lugares del mundo.

Además, no sobra recordar que, siendo el negocio ilícito más lucrativo del mundo, promueve la violencia, la corrupción y la criminalidad en sus diferentes facetas; al igual como ocurre con el tráfico de drogas. Y para colmo de males, ambas actividades suelen estar íntimamente ligadas, pues los narcotraficantes muchas veces intercambian sus productos por armas, que son utilizadas para consolidar estos ilícitos.

Precisamente por estas razones es que la semana pasada se realizó en Santa Cruz el primer Gabinete Binacional de Seguridad Bolivia-Brasil, en el que se planificó ejecutar operativos conjuntos, así como se acordó ejecutar el cierre de los principales puntos fronterizos en Pando, pues se teme que miembros de las organizaciones Primer Comando de la Capital (PCC) y Comando Rojo (CV) ingresan por esos sitios a Bolivia para “recaudar” dinero a través de actividades ilícitas tales como robos, atracos y secuestros, entre otros.

Hay, pues, poderosas razones para la preocupación, especialmente entre las autoridades competentes, pues es fácil imaginar que cada cargamento de armas deja tras de sí una estela de crímenes, que van desde el elemental soborno a una gran cantidad de servidores en todos los países por donde el tráfico atraviesa, hasta otras prácticas peores que garantizan la impunidad y pingües ganancias para los traficantes. No tomar medidas apropiadas y efectivas ahora solo puede significar dolor y violencia en el futuro, cuando será más difícil hacer algo al respecto.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia