Columnistas

Tribuna y parapeto

Cada página de un diario, toda noticia, es una prueba documentada del quehacer humano sobre la tierra

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Mansilla Torres

02:04 / 03 de junio de 2015

Hay que celebrar y proteger la existencia de un diario, cualquiera que sea su rumbo vivencial, porque es una prueba documentada del quehacer humano sobre la tierra.  El periodismo es la historia de lo inmediato. Cada página, toda noticia, chusca o sublime, es un referente del meticuloso relato que somos los ciudadanos en el tiempo y espacio del protagonismo. Es cierto que el periodismo es flor de un día, y la literatura, un jardín perenne, pero nuestra esencia socializante nos induce a recoger la vida de cada día en su día. Paso a paso se hacen los caminos, y flor con flor se diversifica y airea el conocimiento y la información. Así, el periodismo debe ser literatura en tiempo presente.

Porque los diarios están hoy amagados de desaparición por el poder de los hados mediáticos que apapachan la tecnología del chip y la imagen, debemos los periodistas ser más y mejores artilleros de la letra, núcleo atómico de la palabra redactada.

Quien mira hacia atrás crea la historia, y quien ve el futuro percibe la utopía. El periodista hace noticia de ambas cosas. Por eso, por tantas necesidades que se vuelven razones, hay que celebrar la existencia de un diario, proyección del hombre para reproyectarse en la sociedad de que es parte.

Hay que celebrar y proteger la existencia de un periódico como La Razón, por ejemplo, que el domingo 7 de junio cumplirá un cuarto de siglo de aparecer con el continente de sus propietarios y el contenido de sus periodistas. Opinión y noticia, necesaria dialéctica que hace al periodismo.

El tabloideas La Razón advino en 1990, cuando la patria estaba siendo rifada en el mostrador del neoliberalismo. En 25 años ha publicado los pareceres políticos de reaccionarios y progresistas, de turiferarios del entreguismo y patriotas desvelados. Fue parapeto y trinchera, como es todo periódico democrático. Sus lectores ejercen el derecho de tasar a articulistas y reporteros según se manejen, con precio o valor.

Los periodistas bolivianos son los que más saben que la crítica es de justos, y la autocrítica, de auténticos; que la censura crea mártires; y la autocensura, cómplices. En mi caso, a invitación de la directora Claudia Benavente, este diario publica cada 14 días lo que creo y escribo como activista de la revolución, hoy con su nombre pequeño burgués de cambio. Miliciano fundamentalista de la noticia y bohemio de la verdad con sus pizcas de buen humor, abrazo a mis colegas enrrazonados. Enhorabuena.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia