Columnistas

Triunfo ciudadano

Una institución y unos pocos ciudadanos lograron que el mundo reconozca el talento de Jorge Ruiz

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Soruco

00:00 / 01 de diciembre de 2013

S ólo tomó un par de semanas preparar una carpeta con todos los elementos necesarios, incluyendo el apoyo institucional y comentarios de expertos, para que la Cinemateca Boliviana consiguiera que la obra del cineasta boliviano Jorge Ruiz sea inscrita en la lista de Memoria Regional del Mundo de Latinoamérica y el Caribe.

La rapidez del trámite fue resultado de los 37 años de trabajo en recuperación y preservación del patrimonio fílmico del archivo. De hecho, la Cinemateca tiene en su custodia dos colecciones con la obra de Ruiz: la primera es la heredada del realizador, y la segunda, la que la misma institución recuperó a lo largo de sus tres décadas.

El embajador de Bolivia ante la Unesco, Sergio Cáceres, confirmó que no es común que los responsables de esta lista elijan películas para registrarlas, norma que confirma el potencial documental de Ruiz y lo acertado de los esfuerzos de quienes gestionaron su nominación y la preservación del legado fílmico.

Esto es un ejemplo de que la voluntad puede lograr más que las carencias económicas. La gestión fue realizada por una institución privada y un grupo de ciudadanos interesados en que el mundo reconozca el talento nacional.

Una idea, una opción y un llamado a ciertos amigos bastaron para formar un grupo de trabajo que se tomó muy en serio el lograr la nominación, pese a las amenazas a su autonomía y la poca cooperación de algunos sectores de la sociedad.

Desde hace dos años, la Cinemateca está llevando adelante el proyecto Imágenes de Bolivia, iniciativa que pretende rescatar del olvido y la destrucción a las películas filmadas en y sobre el país. Apelando a la donación de los ciudadanos y al registro del patrimonio de los cineastas, se logró encontrar 1.900 materiales audiovisuales, entre películas profesionales, grabaciones familiares y documentos informativos.

El bolillo fatal, la ejecución de Jaúregui; Hacia la Gloria; noticieros de 1927 y registros de la Bolivia de principios del siglo XX son algunos de los tesoros encontrados, ahora exhibidos; y en los dos primeros casos, en proceso de restauración.

Y todo esto sin ningún apoyo del Estado. Con justa razón nuestra Cinemateca, aquella a la que aportamos los bolivianos para que tenga su propia sede, se jacta de ser la única que no cuenta con subvención estatal, pero sí amenazas de perder su independencia —“estatización” la llaman algunos— en una norma.

No obstante, pese a esos problemas, el archivo continúa gracias a la voluntad de sus trabajadores, ejemplo efectivo de la unión de la pasión por el arte con el amor a la patria.

Es periodista de La Razón.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia