Columnistas

Trump: nuevo actor, ¿un nuevo ciclo?

Nuestra cultura ha sido presa de la demagogia. Todos se echan la culpa y nadie asume su responsabilidad

La Razón (Edición Impresa) / Fernando Mayorga

09:32 / 27 de noviembre de 2016

Los efectos políticos, y también geopolíticos, de la victoria de Donald Trump son motivo de diversas reflexiones, la mayoría marcadas por la desazón y la perplejidad. Las interpretaciones más sugerentes ponen el acento en el retorno del nacionalismo —con sello proteccionista— en la economía, así como en el rechazo al “otro” en las representaciones sociales o cultura política. El nacionalismo proteccionista se expresó, antes de que el presidente electo asuma su cargo, en el rechazo a la participación de Estados Unidos en la alianza de países que tienen presencia en el océano Pacífico y que suscribieron un acuerdo para establecer un área de libre comercio. No es (aunque pronto habrá que decir que “no era) poca cosa, porque en ese ámbito se produce casi la mitad del movimiento comercial del planeta, y en ese acuerdo se afincaban las posibilidades de expansión del neoliberalismo, aquel modelo económico que David Harvey define como “acumulación por desposesión” para referirse a la globalización.

En América Latina, ese acuerdo comercial involucra a Chile, Perú, Colombia y México, países que no fueron arrastrados por el denominado “giro a la izquierda” vigente en la región desde principios de siglo. Es preciso recordar que Sebastián Piñera gobernó en Chile y que la victoria de Ollanta Humala en Perú dependió de su supeditación programática a los intereses empresariales.

El acuerdo comercial del Pacífico y su orientación antiestatista o promercado parecían tomar mayores bríos en los últimos meses, por la debacle o pérdida de popularidad de los gobiernos progresistas o nacional-populares que expresaban el “giro a la izquierda”. La victoria de Mauricio Macri en Argentina, la ilegítima destitución de Dilma Rousseff en Brasil, la derrota del MAS en el referéndum que pretendía habilitar a Evo Morales para otra reelección, las vicisitudes de Rafael Correa en Ecuador para desestimar la reelección indefinida y el debilitamiento paulatino del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela fueron considerados como señales de un “fin de ciclo” político en la región, que implicaba, coetáneamente, el agotamiento de un ciclo estatal caracterizado, precisamente, por el protagonismo del Estado. Algunos estudiosos (entre los que me sitúo) cuestionaron el alcance de dicha afirmación, distinguiendo entre ciclo político y ciclo estatal.

Es preciso adoptar una postura metodológica similar para pensar la futura gestión presidencial de Trump. Es posible señalar que se inauguró un nuevo ciclo en el proceso político norteamericano, cuyos rasgos y derrotero dependerán del tipo de relación que se establecerá entre el presidencialismo y el sistema de partidos, puesto que el comportamiento de la mayoría republicana es una incógnita, tanto como el decisionismo presidencial de un actor político con signos no convencionales. En cambio, el neoliberalismo —y por ende, la globalización como expresión de un ciclo del capitalismo basado en la preponderancia del mercado y el debilitamiento del Estado-nación— parece ingresar a un momento de inflexión con derrotero incierto respecto al nuevo rol del Estado. El brexit en Inglaterra y el crecimiento de los nacionalismos de derecha en las Europas son datos que refuerzan una tendencia reforzada por Trump, con su anuncio del abandono de Estados Unidos del acuerdo del Pacífico. Una mala noticia para quienes pregonaron un “giro a la derecha” en la región, puesto que los gobiernos o fuerzas políticas de ese signo perdieron a su aliado más importante, al cual evitan calificarlo como “populista” por aversión a una palabra que usan para denostar a sus rivales.

Es sociólogo.

Blog: pioresnada.wordpress. com; Twitter: ferXmayorga

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia