Columnistas

El Túpac Katari

Un satélite propio contribuirá a disminuir la brecha digital que separa a Bolivia de otros países

La Razón / Reymi Ferreira

03:51 / 22 de noviembre de 2013

En diciembre Bolivia estrenará su propio satélite, bautizado con el nombre de Túpac Katari, líder indígena y precursor de las luchas anticolonialistas. Además de sentar soberanía, el contar con un satélite propio significará para el país el ahorro de millones de dólares y el abaratamiento de los costos de las telecomunicaciones, haciendo accesible la internet a los bolivianos aún excluidos de este servicio.

Este extraordinario logro, al que alguna oposición pacata en algún momento trató de ridiculizar, marca un hito en la historia del dominio espacial del país. Con la puesta en órbita del Túpac Katari, Bolivia se suma a las naciones que cuentan con un satélite propio, entre las que en América Latina se encuentran Argentina, Brasil, Venezuela, Colombia, Nicaragua y México. De los 957 satélites que actualmente se encuentran en órbita, 453 son propiedad de EEUU, 49 son rusos, 68 chinos, 39 japoneses y existen otros que pertenecen a varios países o empresas multinacionales.

El funcionamiento del satélite le ahorrará anualmente al país 15 millones de dólares y abrirá las posibilidades de ampliar el ancho de banda de internet, la masificación de su uso así como otras aplicaciones en telecomunicación que contribuirán a disminuir la brecha digital que separa a Bolivia de otros países con mayor desarrollo tecnológico. 

La tendencia en América Latina de irrumpir en el espacio, dimensión tradicionalmente controlada y dominada por Estados Unidos y Europa (quienes impusieron monopolios secantes), ha sido posible gracias a la política comercial y política de China de compartir su tecnología y ofrecer programas crediticios flexibles. Otro aspecto relevante ha sido interno: la decisión de ampliar la cobertura de servicios de telecomunicaciones e internet a la población no con un afán comercial, sino como el cumplimiento del deber constitucional que tiene el Estado de garantizar la cobertura de estos servicios a la ciudadanía.

Llama la atención  la indiferencia con la que cierta prensa informa sobre este tema, puede que al no ser noticia sensacionalista algunos crean que éstas no deban gozar de mayor cobertura (como sucedió con la inauguración de la planta transformadora de gas), pero también puede ser una actitud premeditada de disminuir la importancia de un inobjetable logro nacional, realizado por un gobierno al que algunos sectores conservadores han insistido en asociarlo con posiciones no modernas o cuestionando la falta de formación académica del Primer Mandatario. Para los “intelectuales” conservadores es difícil asimilar un logro tecnológico y científico de esta magnitud que en décadas las “lúcidas” mentes de los neoliberales y otros “modernizadores” del Estado no pudieron si quiera concebir.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia