Columnistas

Tuto

La candidatura de Tuto Quiroga confirma lo desorientada que está la derecha en el país

La Razón (Edición Impresa) / Reymi Ferreira

03:09 / 01 de agosto de 2014

El anuncio de la candidatura   de Jorge Tuto Quiroga Ramírez fue tomado por varios   como una broma, que al concretarse, se ha  convertido en una pesadilla para las otras fuerzas de  oposición, que con esta nueva candidatura se ven seriamente afectadas.

¿Cuál es la explicación de la candidatura de Tuto Quiroga? La primera tesis sostiene que es la expresión de los políticos opositores prófugos en el exterior del país, quienes no contentos con la política de coexistencia —según denuncian— de Doria Medina y Rubén Costas con el Gobierno, quieren una expresión política que los represente. Otra tesis resalta el hecho de que Quiroga pertenece a la internacional de partidos de derecha de Iberoamérica, por lo que su candidatura obedece más a un afán propagandístico que a una real contienda por el poder. Desde la oposición no faltan quienes asumen que la candidatura de Quiroga cumple el rol de “quinta columna” a favor del Gobierno, porque lo que hace es fragmentar aún más a las fuerzas opositoras. Hay quien sostiene que Tuto se lanza al ruedo ante la debilidad del liderazgo de Doria Medina, quien históricamente ha tenido una esmirriada votación, por lo que era menester armar una candidatura con mayores posibilidades.

A nuestro entender, Jorge Quiroga se ha postulado por el simple hecho de que es político, y aunque sin estructura partidaria ni programa de gobierno, se lanza a las elecciones con la seguridad de que no tiene posibilidades de ganar, pero tampoco nada que perder. Ha asumido la identidad y la defensa del orden político, económico y social desplazado a partir de 2006 y, como sostiene  Juan Pablo Deheza en un interesante análisis, levantando los símbolos, los logros y los íconos del modelo neoliberal del que es paladín continental.

Sus debilidades y sus fortalezas están claras: por una parte entra tarde en la campaña, no tiene estructuras, ni gobernaciones ni alcaldías, y al margen del apoyo que desde el exterior pueda recibir, todo indica que no tendrá el soporte de los empresarios; juega en su contra el paso por el gobierno,   como vicepresidente y presidente, la entrega del agua, la represión a los cocaleros y la firma de contratos leoninos para el país y a favor de las transnacionales. Entre los aspectos positivos se debe admitir que tiene locuacidad, cierta habilidad para tejer trabalenguas y su posición política es clara, lo que puede seducir a los sectores más conservadores de la sociedad boliviana.

Comparte con los demás candidatos de la oposición la falta de una lectura adecuada de la realidad, y la ausencia de un programa alternativo  que no signifique volver al pasado.  La candidatura de Tuto confirma lo  desorientada que está la derecha en el país, que hace más de una década ha perdido la iniciativa.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia