Columnistas

El Twitter de Evo

Según algunos estudios, lo que publicamos en las redes sociales dista de ser lo que realmente vivimos.

La Razón (Edición Impresa) / Verónica rocha fuentes

00:21 / 18 de agosto de 2017

Quiénes vivimos en el continuo desafío de entender internet y sus plataformas, más temprano que tarde, hemos tenido que enfrentarnos a la recurrente discusión sobre la realidad versus la virtualidad. Y entonces se hace aquella referencia categórica a que la virtualidad está relacionada con el tiempo y el espacio; de allí que la interacción en redes sociales virtuales nos estaría trasladando en voz y pensamiento a lugares en los que no nos encontramos ni conocemos físicamente, pero que, se sabe desde siempre, son reflejo de nuestra vivencia, ora real, ora virtual.

En el otro lado está la discusión en torno a la hiperexposición de nuestras realidades que, producto de las dinámicas comunicacionales en redes sociales virtuales, nos ha llevado a cambiar conductas en torno a cómo comunicamos lo que vivimos a través de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información. Algunos estudios  señalan que lo que publicamos en las redes sociales virtuales dista de ser lo que realmente vivimos. Es decir que estamos creando una propia virtualidad, basada en nuestra realidad, pero según nuestro relato sobre nosotros mismos, o al menos sobre nuestro ideal de nosotros mismos.

Como siguiente ingrediente está el dato real y concreto de la forma de gobierno que tiene el presidente Evo Morales y que ha caracterizado, de forma definitiva, su gestión. Estoy pensando en su cotidianidad que lo ubica entre la plaza Murillo y la casi totalidad de los municipios del país, que ha hecho que se lo extrañe (ocasionalmente) en el Palacio de Gobierno y se lo valore y mediatice en el centro de los 339 municipios del país, cercano a sus habitantes. Más allá de las pérdidas y réditos territoriales y políticos que este tipo de gestión implique, lo cierto es que aquello ha devenido en uno de los principales insumos para el relato comunicacional de su mandato. Por decirlo de otra manera: una de las características sobre las cuáles se ha erigido la gestión del Presidente ha sido su cercanía con la realidad de nuestro país.

Pienso todo esto motivada por las voces que reclaman que durante los días difíciles que atravesó la entrañable Tarija, el Mandatario, en términos personales, lamentó los hechos vía Twitter. Algo que posiblemente, antes de la existencia de esta cuenta, no hubiese ocurrido. Pienso en esto a tiempo de preguntarme, ¿cuál es el norte de su cuenta en Twitter? ¿Cómo se inserta un relato político acumulado en un canal virtual? ¿Cómo se proyecta una personalidad y un proyecto tan complejos a través de una plataforma cuyo éxito radica en la simpleza? ¿Cómo se inserta en el espacio virtual la imagen de un político/proyecto que en la realidad goza de popularidad y en la virtualidad no? ¿Cómo se comunica efectivamente la realidad en un mundo virtual?

Ciertamente no tengo esas respuestas, pero sí una certeza: no será virtualizando su imagen hasta el extremo. El Twitter de Evo pareciera estar contribuyendo, en ese mundo, a hacerlo parecer una ficción; como la que narra el poeta español Ángel González: “Al lector se le llenaron de pronto los ojos de lágrimas, y una voz cariñosa le susurró al oído: —¿Por qué lloras, si todo en este libro es de mentira? Y él respondió: —Lo sé; pero lo que yo siento es de verdad.”

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia