Columnistas

Estados Unidos y el mar

Si se desea llegar al mar con soberanía, se debe buscar nuevamente una buena relación con EEUU

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Prudencio Lizón

01:10 / 27 de agosto de 2014

Actualmente dos importantes personalidades del país, con influencia en el gobierno de Evo Morales, han manifestado que es necesario mejorar la relación con  Estados Unidos a fin de obtener el mayor apoyo posible para nuestra política frente al mar. Uno de ellos, Walker San Miguel, ha sido ministro de Defensa y cónsul General en Chile; el otro, Carlos Mesa, fue presidente de la República y actualmente es el portavoz oficial en lo referente a la demanda marítima en La Haya.  

Ya el ilustre hombre público don Daniel Sánchez Bustamante propugnó en 1919 que se debería “interesar al yanqui” en el problema marítimo nacional. Él consideraba que el gran país del norte, por la poderosa influencia que mantenía en el continente americano, podía ser un factor determinante para que Chile se aviniese a tratar ese tema.

En efecto, durante los años 20, nuestro país se esmeró por obtener el respaldo norteamericano para su ancestral causa; y se logró algo verdaderamente trascendental: que el secretario de Estado Frank Kellogg propusiese que las provincias de Tacna y Arica, que estaban en litigio entre Chile y Perú, pasaran a soberanía boliviana, previa compensación adecuada a esos países. Pero luego se suscribió el Tratado de 1929, entre Chile y Perú, que dio fin al pleito de esas provincias, y posteriormente se desencadenó la Guerra del Chaco; acontecimientos que nos alejaron mucho más del mar.

Tuvo que venir la Segunda Guerra Mundial para que Bolivia, siguiendo el derrotero trazado por Sánchez Bustamante, se preocupase en buscar nuevamente el apoyo del “yanqui”. Precisamente la adhesión más importante obtenida fue durante el gobierno del presidente Roosevelt, el cual tuvo gran aprecio a Bolivia por haber sido una de las primeras naciones del continente que rompió relaciones con la Alemania de Hitler y se inclinó plenamente a la causa aliada.

Sin embargo, como ha sucedido muchas veces en nuestra agitada historia, problemas de política interna determinaron la ruptura de la buena armonía con EEUU y, por ende, de todo compromiso sobre nuestro magno problema marítimo. Solo en los años 50 volvió a crearse un buen entendimiento entre los dos Estados, al punto de que el presidente Truman, en la inauguración de la Asamblea General de la OEA de 1951 (llevada a cabo en Washington), manifestó que su Gobierno estaba dispuesto a cooperar con Bolivia, Chile y Perú para que se pueda solucionar el problema marítimo boliviano. Pero nuevamente no se supo aprovechar la buena disposición norteamericana para encaminar una política consecuente para alcanzar el mar. Por el contrario, surgió el litigio del río Lauca que provocó la ruptura de relaciones diplomáticas con Chile. Cabe señalar que dicho asunto pudo resolverse fácilmente, porque el propio presidente Kennedy estuvo interesado en él. No obstante el gobierno de entonces prefirió promover un gran escándalo en la OEA, que a la postre determinó la pérdida de ese río y un mayor alejamiento del océano Pacífico. Posteriormente, y pese al poco empeño de los gobiernos que se sucedieron en la segunda mitad del siglo pasado para “interesar al yanqui”, de todos modos se obtuvo el respaldo de EEUU a las resoluciones de la Asamblea General de la OEA relativas al mar.

Actualmente el gobierno del presidente Morales ha demostrado desde un principio gran aversión a mantener amistosos vínculos con ese gran país. Empero, si se desea verdaderamente llegar al mar con soberanía, es menester que comprenda que se debe hacer un esfuerzo y buscar nuevamente una buena relación con Norteamérica, porque hay que tener presente que nuestra demanda en La Haya, sin el poderoso respaldo del “yanqui”, estaría condenada al fracaso.

Cabe mencionar que una vez emitida la sentencia de la Corte de La Haya, para que ella pueda ser cumplida por Chile nuestro país tendría la facultad de recurrir al Consejo de Seguridad de la ONU. Y en este organismo, como lo sabemos bien, EEUU es todopoderoso y, además, tiene derecho a veto y puede anular toda disposición concerniente a nuestra reintegración marítima.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia