Columnistas

Vándalos o demócratas

La ‘realidad’ depende de quien la informa, por eso no debe sorprender la desinformación que hay

La Razón (Edición Impresa) / Reymi Ferreira

03:57 / 23 de mayo de 2014

Es notorio que las agencias internacionales hayan disminuido la intensidad de las informaciones que propalaban sobre Venezuela, en donde la estabilidad del Gobierno, según estas agencias, pendía de un hilo. Desde el 12 de febrero hasta ahora se puede decir que la intentona golpista ha entrado en un proceso de declinación, y a excepción de algunos “campamentos” en la zona de clase media del este de Caracas, el país está en calma. A despecho de un brujo que pronosticó antes del Carnaval que el gobierno de Maduro caía en cinco días, y de intelectuales como Hans Dieterech, quien vaticinó a comienzos de marzo que el Gobierno venezolano se derrumbaba en ocho semanas, ninguna de esas proyecciones se ha cumplido.

En los últimos días han muerto dos policías venezolanos a manos de francotiradores, y las agencias internacionales, tan rápidas a la hora de atribuir las muertes al Gobierno, apenas informan de estos asesinatos, y lo hacen sin decir con claridad que son los opositores los que están detrás de estos crímenes. Es decepcionante comprobar cómo la manipulación mediática de la AFP, EFE, CNN y demás empresas informativas crean corrientes de opinión apoyadas en medios locales que reproducen con poco espíritu crítico los enlatados que se exportan como verdades al mundo.

De los 43 muertos víctimas del intento de golpe, nueve son policías, cinco funcionarios gubernamentales, 15 civiles inocentes que se accidentaron o fueron decapitados por los alambres tendidos por las fuerzas “demócratas”, cuatro son militantes “chavistas” y el saldo son estudiantes. Hasta la fecha son 15 universidades incendiadas, 14 vehículos incendiados, nueve edificios públicos destrozados y cientos de automóviles e inmuebles afectados por los “guarimberos”. Estos últimos, ataviados como para ir a la guerra de las galaxias con cascos, guantes, máscaras antigás, mochilas llenas de petardos, provocan, asedian, agreden a plena luz del día.

Lo que indigna es que estos grupúsculos reducidos son presentados al mundo como “luchadores por la libertad”. Cuando se los entrevista, aparte de lugares comunes e insultos, no dicen nada, como futbolistas declarando a la prensa después de un partido. Vaya tolerancia gubernamental ante tanto desmán; ya me imagino el comportamiento de la Policía norteamericana si estos vándalos hicieran en Washington lo que hacen en Caracas. Pero está claro que la “realidad” depende de quien la informa, por eso no debe sorprender a nadie la desinformación que hay sobre Venezuela y que las apocalípticas proyecciones no se cumplan aunque pasen los meses.

Que las agencias transnacionales hagan su trabajo no es de extrañarse, lo que sí es censurable es que en el sur algunos repitan como verdades las mentiras que propalan dichas agencias.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia