Columnistas

Venderás tripitas de mala mujer

El hombre tóxico sigue reproduciéndose porque vivimos en una sociedad machista y patriarcal

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Bajo Herreras

02:22 / 02 de marzo de 2016

Francisca y Marcial han dejado la comunidad, el pueblo que ahora cambia de nombre porque han encontrado petróleo, y llegan a la ciudad, a La Paz maravillosa. “Llévame a la capital, siempre seré tuya, voy a vivir solo para ti, eres el hombre de mi vida, serás mi sol y mi cielo, bailaremos para la virgencita”. Francisca y Marcial revolotean el pañuelo blanco al ritmo de la cueca. Son felices. Aunque la felicidad es chiquita y corta, sepultada por la cotidianidad golpeadora.

Marcial se transforma en un “señor” con nariz roja, no es un payaso, es un borracho de profesión. Francisca vive la ciudad, sale, goza, hace amigos, estudia y filma una película. Marcial cae en la perdición atrapado por los celos enfermizos (valga la redundancia), bebe más y pega a Francisca. Los vecinos saben, la Policía también, pero Marcial entra por una puerta y sale por la otra. Un vaso volcado de agua con sal debajo de la cama no calma el espanto (la historia se repite).

Una silla, unos bultos embalados y una columna forrada con periódicos es la austera escenografía de Alma Watan (amores que atan). Con un texto de David Mondacca y la dirección de Claudia Andrade, el monólogo interpretado por el primero deja un mal sabor de boca y muchas preguntas inquietantes. La primera media hora de la obra engancha y hace recuerdo al libro de Lillian Glass, la autora que acuñara el término “hombre tóxico” con su bestseller: Relaciones tóxicas. Diez maneras de tratar con las personas que te complican la vida.

Glass (y la obra, al inicio) enseñan a identificar y detectar a un hombre tóxico (hay 11 categorías): por las cosas que te dice, por cómo las dice, por su lenguaje corporal, por su comportamiento en las redes sociales…. Marcial revisa el bolso y el celular de Francisca, no se fía de sus amistades y espía el sueño mientras duerme. Las voces de Marcial y Francisca se sobreponen gracias a un acertado juego con el audiovisual donde vemos que Francis es más joven, linda e inteligente que un Marcial lleno de traumas infantiles (¡eso nunca lo puede excusar ni exonerar!). El trabajo actoral y corporal de Mondacca (y su desdoblamiento en múltiples voces) da lo mejor de sí. Pero de repente, todo se cae.

El juego con el audiovisual (por fin, la herramienta suma y no resta) desaparece. Y las preguntas inquietantes vuelven: ¿no es Marcial una caricatura del machista golpeador? ¿Por qué elegir a un “señorito del interior” para simbolizar el feminicidio? ¿No atraviesa esta epidemia asesina todas las clases sociales y condiciones?

La ciudad ya no es maravillosa, es opaca y apestosa; las lindas montañas aplastan a Marcial, convertido en una víctima. ¿No cae el texto en ese gran pecado de “entender” y “explicar” para a la postre solidarizarse más con la “pobre” víctima que con la mujer liberada y asesinada? ¿A qué viene una de las frases finales: “si hubieses escuchado, hijita, las advertencias, si hubieras hecho caso, no te hubiese pasado nada”? ¿Todavía pensamos (consciente o inconscientemente) que la mujer es culpable por querer llevar una vida libre de ataduras, que la chica tiene que quedarse en la casa, en la cocina, en la tapa de la revista cosificada? ¿A estas alturas, todavía creemos que una mujer es “culpable” porque sale a pasarla bien? El hombre tóxico sigue reproduciéndose porque vivimos en una sociedad machista y asquerosamente patriarcal. Y lo peor: el macho infla el pecho, se siente orgulloso y sin complejos; es el soberano de la fiesta. No hace pasarelas, manda y cree que el cuerpo de la mujer es suyo. Y si llega la rebelión, tarde o temprano, cantará esta canción: voy a vender las tripitas de (toda) mala mujer.

El teatro, como el fútbol, da revancha. Mondacca y Andrade tendrán una linda oportunidad para hacer olvidar este mal sabor de boca: El delirio de Lara cerrará el próximo 24 de abril, una nueva edición del Fitaz, el Festival Internacional de Teatro de La Paz.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia