Columnistas

Venezuela y EEUU: entre dos caminos

Para sustentar su tesis, el autor examina ‘la crisis mundial del dinero, la banca y la economía’

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Antonio Carrasco

02:32 / 19 de diciembre de 2015

El abismal triunfo de la oposición venezolana en las últimas elecciones legislativas poco después de la evicción del populismo kirchnerista en Argentina y de la amenaza de impeachment contra Dilma Rousseff en Brasil fue saludado en Washington como una oleada conservadora ocurrida en dos tercios del subcontinente suramericano. Esa tendencia, unida al vertiginoso ascenso en las encuestas presidenciales de Donald Trump, al aumento del caudal electoral de la derecha en Polonia, en Austria y en Francia, llevan a pensar que un fantasma recorre el mundo: el retorno de una revolución conservadora a nivel planetario. O al menos es el deseo escondido de pensadores como mi viejo amigo caraqueño Julio Camino, quien, al cabo de la cena que me ofreció en su suntuosa mansión de Coral Gables, me obsequió su libro Historia y futuro de dos partidos, cuyo subtítulo “Cómo USA y Venezuela entraron en la crisis mundial y cómo pueden salir” explica el contenido. La obra tiene 297 páginas consagradas a mostrar y demostrar que “el muerto no es el capitalismo”, sino ese remedo de socialismo, pretenciosamente apodado del “siglo XXI”.

Para sustentar su tesis examina “la crisis mundial del dinero, la banca y la economía”, repasando la historia de los ciclos económicos esbozados por figuras de la talla de Ludwig von Mises, de la Escuela Austriaca; o por el español Javier Huerta de Soto, para adentrarse luego en la médula de la tesis: el paralelo entre el Partido Republicano de EEUU y la Acción Democrática (AD) de Venezuela. La comparación, un tanto forzada, abunda en la historia de ambos, preñada de datos sustanciales, sin abstenerse de anécdotas pertenecientes a la petite histoire. Si la ruta señalada para los republicanos es “del nacionalismo económico al libre mercado”, para los “adecos” sería “del antiimperialismo al consenso de Washington”. En ambos casos, no se soslaya la descripción de sucesos históricos contemporáneos acontecidos en esas dos naciones tan disimiles en espacio geográfico y en objetivos geopolíticos.

Mutatis mutandi, uno desemboca en la ascensión al mando presidencial de Barack Obama, tan atípico dentro de Washington como lo fue la instauración caudillista de Hugo Chávez en Caracas. Esa dicotomía cobra actualidad en momentos en que el surgimiento inesperado del Estado Islámico y los atentados perpetrados en París y en San Bernardino provocan un clima de paranoia tanto en Europa como en América. Tanto así, que derechistas radicales ven en Obama (cuyo padre era musulmán) a un islamista agazapado, detalle importante para que el presidenciable Donald Trump monte dramáticamente en las encuestas. El libro que comentamos fue publicado antes de la victoria sobre Maduro, de quien se dudaba que respetase la voluntad popular, porque se sostenía que éste tenía “siete millones de votos amarrados en las misiones” (o sea, en las legiones de activistas).

Otro capítulo se ocupa de estudiar los reflejos del mundo circundante, con multitud de ejemplos que apoyan la tesis principal: la pésima actuación del Estado como administrador de las empresas públicas, el alto nivel de corrupción, el despilfarro fiscal en políticas sociales demagógicas y el clientelismo para conservar el favor popular. Si bien el retrato de la deplorable situación económica en Venezuela no requería mayor esfuerzo para ser elocuente, las medidas sociales adelantadas por Obama son juzgadas con excesiva severidad, y si bien son consideradas como “liberales” (en la acepción americana del término), están muy lejos de ser tildadas como socialistas. Las recomendaciones del autor sobre “cómo salir de la crisis” implican tres ejes perfectamente hilvanados y sujetos a la evaluación del lector: a) tendencias a revertir b) leyes a derogar y c) metas para alcanzar.

Finalmente, en las conclusiones de este manifiesto capitalista (y no “mercantilista” como el redactor, acertadamente, fija la diferencia), para trabajar “el futuro a partir del presente”, se recomienda observar ocho pautas políticas, ideológicas y estratégicas destinadas a que el electorado, comparando la riqueza con la pobreza , se convenza de “cuál sistema es bueno y cuál es malo y demandará y exigirá que el buen sistema sea ampliado a todo el país, sin mayores discusiones, pretextos ni dilaciones. Mañana, en el futuro, y no a demasiado largo plazo, todos podemos ganar más, vivir mucho mejor y hasta ser ricos”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia