Columnistas

Verde, te quiero verde

El vivir en contacto con la naturaleza reduce el grado de violencia en las sociedades

La Razón / Humberto Gómez

01:34 / 09 de abril de 2013

En las últimas décadas, todo nuestro paisaje ha sufrido de una profunda transformación, y no sólo hablo del ambiente rural, sino también del ambiente urbano; esa transformación ha cambiado los sistemas ecológicos, sociales y culturales. Según informes de las Naciones Unidas, más del 50% de la población mundial vive en zonas urbanas; y en los próximos 50 años aumentará a 60%.  Este incremento en la población, que vemos claramente a nuestro alrededor, afectará aún más al paisaje urbano que habitamos.

Los espacios verdes, las plazas y parques, los bosques urbanos, los cordones de los ríos —más allá de los obvios efectos positivos en cuanto al esparcimiento que brindan a los residentes de una ciudad— llevan consigo otros beneficios. El primer beneficio es la “naturalización”, la oportunidad de que esos espacios verdes nos ayuden a que los pobladores conozcamos más acerca de los principios ecológicos y sus interconexiones.

Un segundo beneficio es el enraizamiento de la comunidad y el afianzamiento de su identidad cultural. El cemento de que nos rodea, los limitados espacios para interactuar con los demás, con nuestros vecinos, nos lleva a perder el sentido de integración, y por tanto, la pérdida del sentimiento de comunidad. Una comunidad unida dota a los vecinos de un sentido de pertenencia, y por tanto, de preocupación por solucionar los problemas de su entorno. Creo firmemente que los espacios verdes brindan esta oportunidad.

El vivir en contacto con la Naturaleza reduce el grado de violencia en las sociedades, hecho empíricamente comprobado: ciudades con áreas verdes extensas son menos violentas, barrios con más jardines presentan menor grado de criminalidad. El sentido de seguridad que las áreas verdes proporcionan a los vecinos aumenta por su presencia. El mejoramiento en la salud física y mental de las personas sin duda es claro, el efecto que la Naturaleza tiene para restaurar nuestra salud física y mental es innegable. Y hoy en día, en ciudades rodeadas de ruido, contaminación y agresión, los espacios verdes son más necesarios que nunca.

¿Quién de nosotros no desea una ciudad con estas oportunidades para sus vecinos? Sin embargo, el “ritmo” del progreso parece ser mayor que estas verdades, que estas necesidades. Día a día tenemos menos parques, menos áreas verdes, menos espacios para descansar, para disfrutar de la Naturaleza. Los bosques urbanos son menos, hasta los árboles en las aceras son menos! No quiero llegar a un día en que para ver Naturaleza tenga que viajar; quiero ciudades verdes, quiero ver mi cuidad cada vez más verde... ¿y usted?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia