Columnistas

Victoria de Cuba en la ONU

Con la abstención del veto estadounidense en la ONU, Cuba ganó una batalla democrática.

La Razón (Edición Impresa) / Alain Mesili

01:13 / 04 de noviembre de 2016

Por primera vez en 25 años Estados Unidos se abstuvo de votar a favor del embargo que impuso a Cuba ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power, ultraconservadora, quedó con la vista fija sobre su móvil durante la sesión que abordó este tema el 26 de octubre. ¿Algo ha sucedido, una señal provisoria, una ventana hacia la sensatez política? Al salir, Power tuvo que dar una razón diplomática a la prensa, simplemente contestó “hoy mi gobierno se abstiene”.

Si bien el bloqueo económico impuesto a Cuba impide avanzar más rápido en una nueva relación entre Estados Unidos y el régimen castrista, Janette Habel, especialista en este tema, cree que en los próximos meses pueden registrase leves modificaciones en ciertas áreas respecto a las restricciones estadounidenses, pero que la agenda de reclamos de Cuba deberá ser abordada por el próximo gobierno.

El fin del mandato de Obama, premio Nobel de la Paz 2009, atraviesa un escenario complejo de guerras, y aunque su deseo sea dejar un legado positivo, el marasmo sirio lo perseguirá el resto de sus días. Tradicionalmente, los gobiernos estadounidenses han hecho una lectura errada de la historia, dándole la espalda. Por ejemplo, la política contra el régimen cubano no ha funcionado hasta ahora, tampoco funcionará contra Rusia en la defensa de Siria. Si Estados Unidos ingresa en un conflicto armado directo con Rusia e Irán en Siria podría desencadenar una catástrofe mundial, su liderazgo quedaría maltrecho en los libros de historia.

Ante el mundo, que permanece mudo, Washington repite antiguas retóricas como su supuesta “excepcionalidad”, aunque ya no tiene los medios para atribuirse el derecho de castigar a quienes no se sujetan a los valores y modelos culturales que impulsa. Estados Unidos carece de la capacidad para mantener el orden mundial pos 1945, Cuba es la muestra de ello. A su vez, Europa permanece como un vasallo; y a contramano de lo que ocurre con Estados Unidos, la OTAN debería volcar sus esfuerzos ahí donde no pudieron Napoleón ni Hitler para contener a Rusia.

Con la abstención del veto norteamericano el 26 de octubre en la ONU, Cuba ganó una batalla democrática en la arena de una guerra no convencional. Bien que mal el régimen castrista acomodó la visión del socialismo a la economía de las mayorías, alcanzó un alto nivel en medicina y en otras ciencias sociales, y consiguió sobrevivir a la escasez impuesta a pocas millas de Miami. Cualquiera sea nuestra opinión, no se le debería restar méritos a la resistencia de Cuba frente a 58 años de aislamiento. La Habana guarda el secreto de su longevidad, un elixir conocido entre pueblos emprendedores. El Canciller cubano señaló recientemente que la isla no volverá al capitalismo.

Desde que las relaciones entre Cuba y la UE fueron restablecidas, gobernantes y empresas europeas hacen escalas en la isla para firmar millonarios contratos comerciales. Por el contrario, la ceguera del Senado estadounidense desmiente la acostumbrada idea de un imperio visionario. Hasta Roma supo adaptar sus diferencias sobre el altar del libre comercio con los hunos y demás tribus contra las cuales luchó para continuar controlando políticas, territorios y economías. La dominación romana perduró siglos en la gloria de sus conquistas. La hegemonía norteamericana cuenta aún con pocas décadas de existencia. Frente al tiburón que pierde aguas, apuesto por el turbulento ispi caribeño.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia