Columnistas

Vida a los años

Hoy en día la gente vive más tiempo sin estar preparada para enfrentar el deterioro de su organismo

La Razón / Lucía Sauma

00:20 / 10 de enero de 2013

En 2050, una de cada cuatro personas en el mundo tendrá más de 60 años. Es decir, el 22% de la población será del grupo de los adultos mayores. Hoy, a nivel mundial, el 11% son mayores de 60 años. En los últimos 50 años la esperanza de vida se extendió en más de 20 años. Se vive más tiempo sin estar preparados para enfrentar enfermedades, soledad, pobreza, menor calidad de vida.

Los seres humanos no envejecemos después de los 60 años, todos empezamos a envejecer desde que nacemos. La capacidad funcional del sistema biológico de una persona aumenta durante los primeros años de vida, llega a su punto álgido al principio de la edad adulta, y luego disminuye de forma natural. La velocidad de ese deterioro está determinada, al menos en parte, por los hábitos de comportamiento a lo largo de la vida. Depende de la alimentación, de la actividad física, del estado de ánimo con que se enfrente la cotidianidad, de lo expuestos que estemos a riesgos como el tabaquismo, el consumo nocivo de alcohol o la exposición a sustancias tóxicas, como constantemente explica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se vivirá más, pero el riesgo es que se sufran más enfermedades; y los sistemas de salud enfrentarán más desafíos, porque deberán atender a más gente y de forma prolongada. En países en desarrollo, como Bolivia, el número de personas mayores con pérdida de autonomía se habrá cuadruplicado en 2050. Las personas de edad muy avanzada no pueden vivir solas, porque tienen dificultades para moverse, o tienen problemas de salud mental. Muchas de esas personas necesitan atención y cuidados de forma permanente, para ello los familiares no están preparados.

Uno de los mayores riesgos es la demencia senil, enfermedad que actualmente afecta al 8,5% de la población mayor de 60 años en América Latina, y que según el informe de la OMS, publicado conjuntamente con la organización Alzheimer'sDisease International, es para muchos países, principalmente los de medianos y bajos ingresos, una bomba de tiempo. Tal como señala el informe, “hay una enorme falta de información y entendimiento sobre la enfermedad, lo cual contribuye a retrasar el diagnóstico y el tratamiento adecuado  del paciente”.

La demencia es un síndrome que incluye distintas enfermedades que a menudo son crónicas y progresivas: afecta la memoria, el pensamiento, la conducta y la capacidad de realizar las actividades de la vida diaria. Es esencial que la gente reconozca que la demencia no es parte normal del envejecimiento. Sólo ocho países en el mundo han establecido programas nacionales para la demencia, ninguno en América Latina. Hay que prepararse para vivir más, añadiendo vida a los años.

Etiquetas

Documento sin título

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia