Columnistas

Violencia carcelaria en Bolivia

El preso que vive con su esposa e hijos es más pacífico y obediente, por temor a perder este beneficio

La Razón / Tomás Molina Céspedes

00:00 / 27 de septiembre de 2012

La reciente masacre ocurrida en el penal Yare de Caracas (Venezuela), con un saldo de 20 reos muertos, nos permite hacer una breve reflexión sobre este tema, cuyo estudio comparativo demuestra que Bolivia es uno de los países con el más bajo índice de violencia carcelaria en América Latina.

Al respecto, en el libro El sistema penitenciario venezolano, María Morais dice: “Con tristeza hay que aceptar que Venezuela presenta los mayores índices de violencia carcelaria de Latinoamérica. Según datos de Provea y el Observatorio Venezolano de Prisiones, en 2008 hubo en Venezuela cinco veces más muertes violentas que en la cárceles de México, Brasil, Colombia y Argentina juntas. Efectivamente, mientras que en Venezuela, con una población carcelaria de 23.457 individuos, se produjeron 422 muertes, en estos cuatro países, que en conjunto tienen una población penitenciaria de 834 mil sujetos, murieron 100 presos. Desagregando datos, en México, con una población de 250 mil reclusos, murieron 24; en Brasil, con 450 mil presos, fallecieron 59; en Colombia, con 72 mil, murieron siete y en Argentina, con 62 mil, fallecieron diez”.

A su vez, en Bolivia, con 9.000 presos,  durante 2008 murieron violentamente seis presos; y durante el presente año, de enero a la fecha, cuatro, mientras que en Venezuela, en similar período murieron 318 reclusos. A continuación transcribimos la relación de muertes violentas ocurridas en todas las cárceles de Bolivia en la primera década del presente siglo: En 2000, tres muertos; 2001, 12; 2002, tres; 2003, 8; 2004, cinco; 2005, seis; 2006, ocho; 2007, cinco; 2008, seis; 2009, cinco; y 2010, seis.

¿Cuál es la causa de esta situación? ¿Los presos bolivianos son menos violentos que los extranjeros? ¿La seguridad carcelaria es mejor en Bolivia? La única explicación que encontramos es que el sistema penitenciario boliviano, por una tradición que viene desde la fundación de la patria, permite la más amplia comunicación y convivencia del preso con su familia, siendo común que en las principales cárceles el preso viva junto a su esposa e hijos, lo que evita, además, la desintegración familiar. Esta lamentable realidad, que de ninguna manera la exaltamos, puede ser la causa de la escasa violencia carcelaria que caracteriza a nuestro país. El preso, junto a su esposa e hijos, es más pacífico y obediente, por temor a perder este beneficio de hecho que no está contemplado en la ley.

Otra novedad. Según estadísticas, Bolivia en relación a su población es uno de los países con menos presos en el mundo. Por cada 100 mil habitantes hay 115 presos, mientras que en EEUU hay 930, en Rusia 890 y en Chile 370. ¿Por qué Bolivia tiene pocos presos? ¿Será porque su población es más pacífica que la de otros países o porque su justicia funciona mal? El amable lector tiene la palabra.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia