Columnistas

Vivienda

En La Paz están destruyendo cerros y tapando lagunas para convertir estas áreas en urbanizaciones

La Razón / Jaime Iturri

02:25 / 23 de agosto de 2013

Quién no sueña con tener casa propia? Debe ser el deseo más permanente de los humanos cuando el dicho popular reza “casa de uno aunque sea en el cerro”. Y en los últimos diez años, entre un censo y el otro, las casas propias han aumentado en 50%. De manera que hoy existen más de 3 millones de viviendas.

Este boom de la construcción ha favorecido grandemente a bajar los índices de desempleo, al punto que tenemos el más bajo de Sudamérica, ya que el rubro de la albañilería es uno de los que mayor cantidad de mano de obra intensiva requiere.

Y esta tendencia continuará, porque si bien mucha gente ya tiene vivienda y la tendencia debería ser a una curva decreciente, la nueva ley financiera abrirá la puerta a nuevas construcciones, a través del leasing, es decir que el banco sea dueño de la casa o el departamento, pero que reciba un pago mensual similar al de un alquiler, y después de unos años, pagada la vivienda, ésta pasa a propiedad de la familia que ahí vive. De esta manera, sólo habrá que lograr ahorrar el 20% primario, y el resto se pagará todos los meses.

A todo esto sumemos que las nuevas tecnologías permiten la construcción de viviendas cada vez más baratas. Por ejemplo, utilizando los plafones con asbesto, madera y estuco. Pero estos emprendimientos necesitan de la infraestructura para que se pueda habitarlos. Se requiere de alcantarillado, que es uno de los mayores déficits, como lo demostró el Censo 2012; de redes de agua potable y de la estabilidad de los suelos. En La Paz, empresas inescrupulosas están destruyendo cerros y tapando lagunas para convertir estas áreas en urbanizaciones. Luego, ya conocemos la historia, vendrán los deslizamientos, la historia trágica de Callapa y de Huanu Huanuni.

Se requiere también del tendido de gas domiciliario. Quienes tienen este servicio saben de la gran diferencia entre correr detrás del camión repartidor de garrafas y sólo pagar cerca de Bs 8  al mes tranquilo y en casita. Se ahorra en esfuerzo y en dinero. Y además se puede tener mejores servicios en la casa.

Las alcaldías y el propio Gobierno central tienen en sus manos la tarea de que el crecimiento de la vivienda deje de ser caótico y peligroso para el medio ambiente y para los propios propietarios. De manera que el dicho popular diga “casa propia aunque sea en el cerro, pero casa segura, familia protegida.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia