Columnistas

Viviendo de expectativas

La disminución de los precios del oro y de  la plata ha generado incertidumbre en todo el mundo

La Razón / Marcelo Laura G.

00:27 / 25 de abril de 2013

Las cotizaciones del oro y la plata registraron importantes caídas la semana pasada; y con ellos, arrastraron al resto de metales preciosos y de otros commodities (materias primas esenciales para la economía mundial —metales, energía, granos, ganado— que constituyen una alternativa más de inversión). La variación de los precios de estos metales preciosos —que en las últimas gestiones significaron un importante refugio frente a la volatilidad en la cotización de las principales monedas y la desaceleración económica— provocó incertidumbre en los inversores y bancos centrales que centraron sus expectativas en la cualidad de depósito de valor de este metal.

El precio del oro cayó la semana pasada por debajo de los $us 1.400 la onza troy (un 13% en relación al mes anterior); y en general el rendimiento de las materias primas se ha reducido drásticamente en vista de que los datos macroeconómicos publicados por Estados Unidos, la zona del Euro y China fueron más débiles de lo esperado. Lo que promovió preocupaciones en torno al crecimiento económico global.

Importantes instituciones del mercado bursátil, entre ellos Goldman Sachs, redujeron sus proyecciones frente a la caída en un 13% del precio del oro (el mayor desplome en las últimas tres décadas); lo que afectó también al precio del resto de las materias primas. Ahondando de esta manera la incertidumbre sobre el comportamiento futuro del precio del oro, que históricamente permitió evaluar la incertidumbre en el mercado financiero y la estabilidad de las divisas.

Varios comentarios y repercusiones al respecto destacan que el precio del oro se encuentra por encima de su media de largo plazo. No olvidemos que a inicios de la década de los 70 se cotizaba en $us/oz 35; y hasta inicios del siglo XXI, alcanzaba los $us/oz 300, sobrepasando en el último trimestre de la gestión pasada el umbral de los $us/oz 1700.

La causa de esta tendencia exponencial se debió al incesante avance de la demanda especulativa del oro, los altos niveles de crecimiento registrados durante la primera década del siglo XXI, y la aparición de la crisis financiera internacional, que provocaron efectos positivos en este rubro, por considerarse un valor refugio para los inversores, ligado además con la debilidad creciente de la divisa estadounidense. Pero ahora comienzan a manifestarse signos de un anunciado agotamiento en el consumo  de materias primas de las economías emergentes (China e India), para alimentar sus elevados niveles de exportación, que hoy se ven reducidos por la ralentización de la demanda externa.

Si este descenso continúa, previsiblemente se constituirá en uno de los principales canales de contagio para el resto de los commodities, por cuanto que involucra el intercambio comercial. Por tanto, si la demanda externa se desacelera, no es necesario aplicar políticas proteccionistas para proteger a las economías. La simple caída de la demanda  obligará a los países exportadores a reducir sus importaciones, lo que conduciría a una reducción global del comercio, y el fin de la fiebre del oro.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia