Columnistas

Volar alto

La complementariedad entre oficialismo y oposición es beneficiosa para toda la población

La Razón (Edición Impresa) / Édgar Arandia

00:00 / 01 de junio de 2014

Eran las 06.30. El sol apenas se insinuaba en el horizonte y el frío no estaba afilando sus puñales como en otras ocasiones. Llegué a la hora de la cita y ya estaban algunas autoridades nacionales, una fila de minibuseros al frente de la ex Estación Central, además de policías y miembros y de las Fuerzas Armadas. Al ingresar al recinto, ahora llamado Taipy Uta (o la casa del centro o de reunión), sufrí un déjá vu, es decir, sentí que había estado antes en un recinto así. Tras reacomodar mi pensamiento, recordé que ya había estado en una estación parecida en Frankfurt, al salir del aeropuerto, o en una terminal de Suiza. Sin embargo, estaba en La Paz, Bolivia, y era el ingreso a la terminal principal de la Línea Roja del teleférico.

El 12 de abril de 2012 estuve en la inauguración de los trabajos preliminares, acto que se desarrolló en medio de tierra, fierros y gente con cascos amarillos.

Debo confesar que un mohín de escepticismo modificó mi rostro cholo: —¿Será posible tanta maravilla?, me dije para mis adentros y retrocedí hasta mi lejana infancia, cuando con mi amigo Lucho Merlott y otros llokallas de mi barrio íbamos a jugar con el zorro (pequeño carro de auxilio de los ferrocarriles) de la Estación Central. En una ocasión, cuando llegaba el tren de Arica, éste casi nos alcanza e hizo trizas el aparato. Huimos despavoridos y solamente regresamos al lugar para reclamar por la venta de los ferrocarriles (en el gobierno neoliberal de Sánchez de Lozada) a una empresa chilena, si mal no recuerdo. De ahí mi amor por los trenes, y a partir del 30 de mayo, mi naciente pasión por los teleféricos.

El acto de inauguración fue iniciado por el presidente Evo, quien descendió de El Alto acompañado por el Vicepresidente y su radiante esposa, Claudia, y el canciller Choquehuanca, todo registrado por un drone que sobrevolaba zumbando como una gran abeja sobre las cabezas de las cientos de personas que se dieron cita a este evento histórico. El alcalde de La Paz, Luis Revilla, lucía incómodo por los gritos de algunos militantes del MAS que solicitaban su retiro. Algunas gaviotas blancas sobrevolaban, curiosas, cerca al drone. Estas aves se aclimataron hace varias décadas cuando el ferrocarril transportaba el trigo de la costa, y algunas gaviotas se colaban en los vagones, terminando a 3.600 metros de altura,  transformándose en fauna altiplánica de buen agüero que ahora merodea los ríos polucionados de la ciudad.

Me encontraba flanqueado por los miembros de K’ala Marka, un grupo de música folklórica muy exitoso, mejor conocido por sus colegas como Los Chunchos, quienes me hacían notar los nervios de la maestra de ceremonia que anunciaba que el Mandatario estaba “transitando” por el teleférico, y que los “amautas” se preparaban para realizar la ofrenda para el Taypi Uta y otras cosas por el estilo.

Los discursos se sucedieron raudos, y cuando le tocó hablar al Presidente, se quejó de los obstáculos que tuvieron que sortear los ingenieros y la empresa constructora por los desencuentros con autoridades municipales, y solicitó terrenos para edificar un nuevo campo deportivo para fútbol profesional y un coliseo para baloncesto. Casi al final de su discurso, después del estreno de las infaltables morenadas, mostró su satisfacción por los resultados finales, haciendo énfasis en el trabajo conjunto entre oposición y oficialismo, arrancando aplausos que permitieron que el alcalde Revilla se mostrara más tranquilo.

El hecho de que exista una complementariedad entre oficialismo y oposición es beneficioso para los pobladores de ambas ciudades. El afán de servicio de los bandos, cuando estamos ingresando a la etapa caliente del proceso electoral de octubre, en tanto nos resuelvan los problemas y dejen la batería adjetival, nos alegra, porque apuntarán al bien común y ése es un paso cualitativo en la vida democrática, no solo de las dos ciudades, sino un ejemplo para Bolivia.

Es artista y antropólogo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia