Columnistas

Yuxtaposición en las ciudades

A través de sus grandes edificaciones, la ciudad puede confundir equivocadamente sobre su desarrollo.

La Razón (Edición Impresa) / Patricia Vargas

01:31 / 10 de noviembre de 2016

Un libro o una teoría pueden utilizarse como una “caja de herramientas” (Guattari) capaz de hacer, rehacer y hasta desbaratar ciertas realidades con sus instrumentos de análisis. De igual manera la ciudad, a través de sus fachadas, puede llevar a confundir equivocadamente sobre su desarrollo con la sola imagen de sus grandes edificaciones; representaciones que a fin de cuentas producen sensaciones y son el inicio de la construcción de conceptos sobre una urbe.

Cierto es que toda corporeidad arquitectónica produce entre los arquitectos una atracción particular y lo bello impone reflexiones. A pesar de ello, existen obras en ciertos países europeos que si bien no fueron las más prestigiosas han sedimentado valores propios, consolidándose como parte de la corporeidad arquitectónica histórica de sus ciudades. Con esa riqueza formal no solo proyectan a las ciudades como atractivas, sino que su madurez cultural es aprovechada por el propio ciudadano como conocimiento de su historia. Asimismo, esas obras de arquitectura son reinventadas y si bien se requiere de importantes inversiones para ello, su proyección al mundo turístico genera grandes retribuciones económicas.

Sin embargo, nada podría ser posible si no se complementa la ciudad planificada con un buen transporte público urbano e infraestructura atractiva para el visitante. Así, la mirada al futuro de la ciudad, por ejemplo europea, busca consolidarse con un valor único gracias a sus múltiples potencialidades, entre ellas las culturales.

Por tanto, la ciudad imaginada y apoyada por las edificaciones históricas no solo niega toda destrucción, sino que motiva la renovación y revalorización de sus corporeidades históricas con nuevas funciones y tecnología de punta. En paralelo, las nuevas expresiones formales contemporáneas forman parte del escenario construido siempre y cuando esas obras respeten ciertos principios urbanísticos establecidos. De esa manera, la yuxtaposición de obras históricas y contemporáneas no entra en competencia alguna, sino que busca seguir construyendo cuidadosamente la imagen de una ciudad consolidada, pero también su visión futura.

A pesar de ello, las urbes viven momentos en que les es difícil sostener la hipótesis de la ciudad sonada, ya que de alguna manera —como afirma Lévi-Strauss— en el caso de las grandes metrópolis europeas, desde el ayer el Viejo Mundo ya esbozaba al Nuevo Mundo de hoy. Y ello significa el cuidado celoso de cómo y de qué manera seguir desarrollando su imagen urbana, bajo una conciencia absoluta de su población.

En cambio, las ciudades latinoamericanas condensan en su corta historia una especie de etapas citadinas, las cuales se han consolidado y adherido a supuestos vivires contemporáneos. Sin embargo, si bien tienen una corporeidad de edificaciones modernas, ello no asegura el desarrollo de una imagen consolidada de valores propios.

La Paz parece haber olvidado luchar por mantenerse vigente como sede de gobierno. Tanto es así que los paceños, silenciosos, aceptan que esta ciudad esté cada vez más relegada. Asimismo, poco les interesa a sus representantes defender que como centro político sea el núcleo de contacto internacional, intelectual y tecnológico del país, y buscar para ello una importante inversión económica.

Strauss parece tener razón al afirmar que en América Latina la modernidad llegó sin ningún proyecto, y lo peor es que impuso un imaginario (coloniaje) que hasta hoy no permite su franco enfrentamiento con el mañana, el cual solo se logrará quemando etapas y dando grandes saltos al futuro.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia