Columnistas

Zapatero a tus zapatos

Aquellos que tienen techo de vidrio no deberían dedicarse a tirar piedras al cielo

La Razón / Jaime Iturri

00:48 / 18 de mayo de 2012

Por ese entonces vivía en la Rosendo Gutiérrez y trabajaba en la vieja Última Hora, la de los buenos tiempos, cuando Mario Mercado aún vivía. Esa mañana me despertó el ruido de los disparos. Me levanté asustado, corrí a las ventanas del fondo y desde ahí pude escuchar nítidamente el tiroteo. Era el 5 de diciembre de 1991. La balacera se producía en la Abdón Saavedra, en la casa donde la Comisión Néstor Paz Zamora tenía secuestrado al industrial y dirigente deportivo Jorge Lonsdale.

Prendí mi radio (por la hora no habían comenzado los informativos en televisión) y escuché el relato de lo que pasaba: la refriega, la toma violenta, las declaraciones de un militar cuya empleada doméstica había descubierto en su baño a dos de los guerrilleros (Miguel Northtufter y Luis Caballero Inclan). Esas declaraciones fueron rescatadas por BolPress: “Los ruidos en el techo de mi casa y disparos me despertaron. Lo primero que hice fue bajar al dormitorio de mi papá y preguntarle qué pasaba. La empleada había sido amenazada por dos personas armadas en el pequeño baño (que queda en un corredor abierto, ubicado al nivel del sótano, en relación a la calle Abdón Saavedra). Mi casa estaba ya con varios policías civiles, unos nueve creo, y detuvieron a las dos personas, las maniataron con sus cinturones, creo, y se las llevaron (...) salieron por aquí (señalando una ventana desde su dormitorio en el 2° piso) que da a un techo de calamina y por donde antes habían llegado los dos... Sí, por ahí salieron policías y detenidos. Ya antes se movían en los techos otros policías y se veía una escalera que estaba colocada junto a la casa de abajo, que colinda con la del Sr. Torres... Uno era delgado, de unos 30 años, calvito. El otro era moreno y de baja estatura. Los detenidos (...) se rindieron ante la Policía que les amarró las manos y los sacó como dije. Aún gritaba uno Viva el ELN…”.

Luego, esos detenidos y maniatados fueron llevados a la terraza y arrojados desde ahí, según cuentan los testigos. Claro, La Paz es un embudo y desde las casas que están unos metros más arriba se veía todo lo que pasaba.

Por qué traigo esta historia, porque quién comandó el operativo y dio todas las órdenes fue Carlos Valverde Bravo, por entonces jefe de Inteligencia de Jaime Paz Zamora, quien se disfraza, hoy por hoy, de periodista y acaba de editar el libro ¡Maten a Rózsa! destinado a sembrar dudas sobre el caso que involucra a mercenarios y a separatistas cruceños. No voy a comentar el libro, lo leí y reí mucho por lo forzadas de las conclusiones, pero sí me gustaría que Valverde ponga el mismo celo en contar toda la verdad de la masacre de la Adbón Saavedra, porque los que tienen techo de vidrio no deberían dedicarse a tirar piedras al cielo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia