Columnistas

Zombies

Entre chiste y chiste Brugués manda buenos dardos al proceso que vive Cuba en estos momentos

La Razón / Ana Rebeca Prada

01:17 / 07 de noviembre de 2012

Siempre me han parecido los zombies los inquilinos menos interesantes del zoológico gótico. Tengo una preferencia odiosa por los vampiros, habiéndome leído algo del corpus clásico y no tan clásico, y habiendo visto —eso sí— muchas películas del subgénero.

Los fantasmas son también interesantes, lo mismo que los hombres-lobo, las brujas y los hechiceros, los mutantes, los malignos de diversa estirpe y toda esa larga lista de maldad encarnada. Y de hecho prefiero los castillos aparentemente abandonados y las siniestras casas del fondo de la calle, esos sótanos de alquimista, que aquellos cementerios bien sin chiste de cuyas tumbas emergen los zombies, hambrientos muertos de movimientos mecánicos. Creo que prefiero las agendas malignas de seres con voluntad propia, con planes atrabiliarios y objetivos descabellados, que esos horribles muertos vivientes que parecieran estar siendo manipulados, guiados hacia el asesinato poco glamoroso de todo lo que se mueva delante de ellos.

No es casual que las primeras películas de zombies empezaran a circular en los años 30, y que desde entonces hayan creado un subgénero dentro del cine del terror. Es interesante esa lectura (sobrelectura tal vez) en la que la sociedad arrastrada por los masivos proyectos fascistas y socialistas de principios del siglo XX, y las multitudes manipuladas por el creciente y cada vez más sofisticado consumismo capitalista se conviertan, metafóricamente, en estos entes hambrientos que tienen un solo cometido: alimentarse sí o sí de carne humana fresca. El tema de lo masivo es importante en este cine —nunca anda un zombie solo, siempre llegan por hordas y comen en grupo—. Así como el tema de una inexistente voluntad, convirtiéndose estos entes en puro reflejo e instinto.

La noche de los muertos vivientes (1968) de George Romero fue una gran (y única) experiencia para mí en lo que hace a este cine. Las connotaciones políticas del contexto de los años 60 en la cinta son evidentes. Nunca pude pasar de un par de escenas en otras películas de zombies. Todo me parecía una inútil repetición (tal vez exagero).

Hasta que la otra noche vi Juan de los muertos (2011) de Alejandro Brugués. Obviamente que se trata de una parodia, una película de humor, o sea, sería comparar las clásicas de Drácula en las que actúa Christopher Lee y la humorada deliciosa de Polanski en La danza de los vampiros. Aunque entre chiste y chiste Brugués manda algunos buenos dardos al proceso que vive Cuba en estos momentos. No deja de haber una multitud de gente a la que se le ha quitado la voluntad, y a la que todo el día se le repite por los medios que lo que ocurre es cosa de traidores y yanquis. Lo interesante es la conformación de un grupo de cazadores de zombies, liderado por Juan, quien en un final inesperado desplegará una nota refrescante frente a los trillados tópicos sobre Cuba y los cubanos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia