Columnistas

Lo que abre la CPE

Es posible atisbar que detrás de cada artí-culo de la CPE hay un acontecimiento que se pega, que respira

La Razón / Farit Rojas Tudela

00:00 / 15 de octubre de 2012

Cuando el filósofo francés Jean Luc Nancy dialogaba con unos niños sobre lo abierto hizo el siguiente comentario: “Alguien ha dicho ‘el cielo comienza al ras de la tierra’. He encontrado extraordinarias estas palabras… Eso quiere decir que allí donde la tierra termina comienza el cielo, comienza esta dimensión de apertura. Al mismo tiempo, al ras, eso quiere decir allí, todo el tiempo, en cada lugar, bien pegado a la tierra, está siempre el cielo”.

Parafraseando a Nancy, lo abierto respecto a la Constitución Política del Estado (CPE) está al ras de la Constitución, de su articulado; es decir, bien pegado a cada uno de sus artículos, a sus diálogos internos. Pues es posible atisbar que detrás de cada artículo de la CPE hay un acontecimiento que se pega, que respira.    

El estudio de la CPE supone hoy el recorrido de todas sus posibilidades abiertas, de todo aquello que se pega a cada artículo, a todo momento a ras de la misma Constitución. Sería erróneo señalar que todo lo que vemos o que sucede sea lo único que hay. Lo que se afirma es que la Constitución está por realizarse. Lo que interesa entonces es realizar las posibilidades multitextuales del texto, que supone los otros textos que se asoman en la CPE, a las discursividades que traen en ellas y los acontecimientos que se han abierto en el proceso constituyente.

Un acontecimiento no es lo que ocurre, sino aquello que es dado en lo que ocurre, algo que ha sido realizado en el evento, que respira en el contenido mismo de la Carta Magna. Es una potencia que demanda su realización. Un acontecimiento, siguiendo al filósofo Zizek, es un frágil absoluto; es decir, es frágil porque es delicado, y es absoluto porque es valioso y puede dar respuestas futuras. Estos acontecimientos están allí presentes si queremos abrir la Constitución. El acontecimiento estaría a momentos impulsando el texto constitucional y su desarrollo como praxis, y en otros momentos el acontecimiento es lo que viene a faltar y que se siente como descuido u olvido del algo del texto en su desarrollo, en su puesta en práctica.

Lo que debe rescatarse de la CPE es su extremo garantista; el reconocimiento de un catálogo extenso de derechos (y que se abren incluso a los instrumentos y normas internacionales en materia de derechos humanos, conforme a lo señalado en sus artículo 256 y 410); el reconocimiento de los lenguajes de la democracia (artículo 11); así como las posibilidades de vivir bajo un Estado Constitucional de Derecho. Este debería ser el mayor objeto de interpretación de la CPE; es decir, abrir todo lo favorable, todo lo bueno que habita en el texto constitucional. Un regalo para nuestras democracias debería ser abrir la Constitución y luchar, exigir su cumplimiento.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia