Columnistas

¡Se acaba el Carnaval!

Como el Carnaval, otras ‘fiestas’ latinoamericanas se acercan cada vez más a su fin: las populistas.

La Razón (Edición Impresa) / José Rafael Vilar

04:28 / 17 de febrero de 2015

Aunque las temporadas pueden variar, la mayoría de los países de cultura occidental celebramos los carnavales como prolegómeno y antípoda de la Cuaresma. Una fiesta heredada de los pueblos paganos antiguos: bacanales, saturnales y lupercales romanas al dios toro egipcio Apis o sumerias.

El festejo más grande es el de Río de Janeiro, cuando a ritmo de samba baila Brasil y lo ve (milagro de la tecnología) todo el mundo. También lo son el Mardi Gras de Nueva Orleans, mezcla de culturas francesas y africanas; el de Venecia, herencia sofisticada del siglo XI; los de Niza y Colonia, de Santa Cruz de Tenerife y de Veracruz; de Notting Hill, afrocaribeño en el Reino Unido; de República Dominicana; de Barranquilla, Colombia; de Montevideo (40 días) y de Encarnación, Paraguay. Y mención muy especial el de Oruro (Bolivia), fastuosa mezcla de devoción cristiana a la Virgen del Socavón con lo lúdico del Carnaval.

Sin embargo, como estos carnavales (festivos, permisivos, un poco lujuriosos y todos derrochadores) que concluyen para empezar el recogimiento cuaresmal, otras “fiestas” latinoamericanas (también permisivas y derrochadoras, lujuriosas y descontroladas para permanecer y eternizarse) hoy cada vez más se acercan a su fin: las populistas. Hay populismos de derecha y de izquierda (etiquetas manidas y mutables, pero aún útiles) no obstante algunos de ellos, nacidos bajo el signo innegable de la justicia social y aprovechando como eterno el boom temporal de sus commodities, fueron del apogeo de su éxito al perigeo de su crisis.

La revolución bolivariana se inició con ruido de sables en 1992 contra la corrupción y la pobreza en un país rico, y en 1999 llegó, ejerciendo democracia, al poder. Con el mayor auge de precios del petróleo (ganó casi un millar de millardos de dólares en el periodo), redujo increíblemente los pobres y trabajó por exportar un modelo social popular y populista. Sin embargo destruyó la economía, derrochó el culto a la personalidad, generó una inmensa corrupción y clientelismo, y hoy empobrece aceleradamente al país, quebrándolo.

Argentina se recuperó de la crisis de 2001 porque había caído tan bajo que cualquier mejoría era un éxito. Aprovechó el precio de su soya, sobre todo, para repartir recursos a los empobrecidos; pero el populismo y la corrupción (vicepresidente encausado) fracasaron la economía.

Brasil, con el PT desde 2003, aprovechó los resultados de los correctivos económicos que inició Fernando Henrique Cardoso y amplió sus proyectos sociales, reduciendo significativamente la pobreza; pero los falsos espejismos, el exitismo y la corrupción crearon crisis y la actual administración petista incorporó las medidas que preconizaba la oposición.

Los tres (no solo ellos) fueron populistas, se apoyaron en sus commodities, dejaron promover la corrupción y no lograron crear fuentes de riqueza estables ni incorporar a la población laboral los beneficiados por sus planes sociales. En distintas medidas, a todos les llega la Cuaresma, tiempo de cambiar. ­

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia