Columnistas

La acumulación mundial del capital

En 2030 la mitad de la acumulación de capitales se concentrará en el mundo en desarrollo

La Razón / Gabriel Loza Tellería

02:28 / 01 de junio de 2013

Recientemente salió el informe Capital para el futuro: ahorro e inversión en un mundo interdependiente, del Banco Mundial. El estudio  pronostica que en 2030 la mitad de la acumulación de capitales se concentrará en el mundo en desarrollo, pero la mitad de ella en los países llamados BRIC (Brasil, Rusia, India y China), donde a su vez se destinarán el 50% de los flujos brutos globales de capital.

Entre los aportes del informe tenemos, en primer lugar, que después de mucho tiempo se pone énfasis en la riqueza global y la acumulación de capital, un tema analizado por Rosa Luxemburgo hace un siglo. Señala que el stock mundial de riqueza permanece concentrado en los países de altos ingresos. Norteamérica, Europa y las naciones asiáticas de altos ingresos concentran el 90% de la riqueza global, acompañado por marginales progresos en los últimos 15 años. Por eso, llama la atención el pronóstico que en 2030 disminuiría a un 50%, aunque será aprovechado por los nuevos países ricos emergentes del escenario mundial, pero no por los pobres.

En segundo lugar, encuentra evidencia de una positiva relación entre ahorro y crecimiento, la cual, sin embargo, se modera por dos factores: i) cambios en la tasa de dependencia de edad y en el nivel del desarrollo financiero, que tienen una relación negativa con la tasa de ahorro. Así, a mayor población anciana, menor ahorro y a mayor disponibilidad de crédito; y ii) las familias se orientan al crédito de consumo para satisfacer sus necesidades financieras. En Bolivia la demografía juega un papel positivo, con una fuerte proporción de población joven y con un grado de profundización financiera todavía menor al promedio de América Latina. Se dice que nuestra tasa de ahorro es baja, pero con datos del Banco Mundial, en 2011 representó un 25% del PIB, nivel similar a Chile, pero muy por debajo del 48% de China.

En tercer lugar, encuentra que los booms de inversiones no siempre están asociados con crecimiento sustentable, ya que después de la bonanza han experimentado subsecuentemente debilidad en el crecimiento. Éste sería el caso de Bolivia, aunque no está en el estudio del Banco Mundial, puesto que entre 1997-2000, las inversiones representaron el 20% del PIB, la economía creció en 5% en 1997 y 1998, para después registrar un 0,4% en 1999 y 2,5% en 2000. Para los economistas aún era un misterio por qué no crecimos más con tanta inversión capitalizada. En cambio, China ha experimentado un crecimiento consistente y estable de las inversiones, con ocasionales pausas.

En cuarto lugar, el patrón de inversión en los países adelantados fue cambiando de la agricultura a la manufactura, y después a los servicios, donde se concentra un 75% del total invertido. En los países de ingresos medianos bajos (China, India) la manufactura concentra el 50% de las inversiones, los servicios, el 30%, y la agricultura, el 20%. En Bolivia la información no está disponible por sectores económicos y sólo la inversión pública muestra que en 2012 el 28% va a la producción; agricultura un 6%, industria y turismo 2%, e hidrocarburos el 17%.   

Lo que al final importa es el proceso de acumulación del capital, cuyo destino es el aumento del nivel del producto para la satisfacción de las necesidades de la gente y, en especial, la eficacia de esa inversión y su destino productivo, y que, como recomienda el estudio, “las autoridades tienen un papel importante en cuanto a impulsar el ahorro privado, a través de políticas que eleven el capital humano, especialmente entre los pobres”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia