Columnistas

Los alquimistas

El verdadero arte de estos personajes no es tanto la novedad, sino su empatía  con el mercado

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Komadina Rimassa

00:02 / 18 de diciembre de 2014

No me parece extraño que prestidigitadores como Pablo Coelho, Jeremy Rifkin o Jeff Koons sean reconocidos como los gurús de turno en la literatura, las ciencias sociales y el arte contemporáneo, respectivamente; ellos encarnan a la perfección la premisa del capitalismo contemporáneo: el verdadero talento consiste en hacer dinero —mucho dinero— vendiendo ideas o “conceptos”. Empresarios con trajes Armani y aire de profetas.

¿Y qué venden? ¿Cuál es el secreto de su éxito? ¿Cuál es su truco? Es muy simple y a la vez muy complejo: venden la felicidad. El negocio más antiguo del mundo, arriesgado pero rentable cuando funciona. Para Koons, el artista vivo mejor pagado, según se dice, el arte es un “proceso de alejamiento de la angustia”; en una de sus recientes instalaciones presenta un grupo de aspiradoras que tienen poder para engullir el vacío: el trauma, el dolor de vivir.  

Coelho, bueno, todo el mundo ha leído algo suyo, uno de sus libros vendió 65 millones de ejemplares; sus frases sobre la felicidad son tan inteligentes que no merecen mayor comentario: “El secreto de la felicidad está en ver las maravillas del mundo pero sin olvidarte de tu misión en el mundo”.

Rifkin, “profeta de los cambios irreversibles”, consejero de estadistas europeos, ha vendido con gran habilidad la idea del capitalismo-verde, la aplicación creativa de tecno-ciencias “limpias” y el uso de energías renovables permitirá crear la “civilización empática”, un artefacto político-utópico que reducirá la angustia y la pobreza del mundo.

El verdadero arte de estos personajes, los alquimistas, no es tanto la novedad o la calidad de sus creaciones, sino su empatía con el mercado: interpretan y codifican el deseo de la gente y empaquetan el ansia de felicidad bajo la forma de pensamiento-positivo; sus discursos están trufados de palabras mágicas: sinergia, placer, goce, éxito, decisión inteligente, búsqueda de la felicidad. Ninguna de ellas provoca dolor de cabeza, pues pensar debe ser un disfrute y no un castigo.

Sin embargo hay algo curioso en los nuevos profetas, algo irónico, infinitamente irónico como en toda ideología (donde lo real es indiscernible de lo imaginario), y es que siempre nos guiñan y nos susurran algo que no siempre vemos o entendemos, dicen: sí, por supuesto, las apariencias son falsas, pero tú y yo nos vamos a comportar como si no lo fueran. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia