Columnistas

El año del Gallo de Fuego

En el año que comienza todos estos temas conflictivos estarán presentes y actuarán en los medios.

La Razón (Edición Impresa) / José Rafael Vilar

07:19 / 03 de enero de 2017

Mi última columna de diciembre recorría algunos de los malos hitos que nos dejaba 2016, seis hechos importantes que se vivieron el año pasado: los escándalos irresueltos del Fondo Indígena (devenido en discrepancias irresolutas sobre las cifras afectadas, desnudamiento de escandalosas formas de administrar recursos y en aprehendidos a la espera del lento avance); el affaire Zapata, donde lo importante, el presunto tráfico de influencias, se ha diluido en cotilleo banal en los medios y en libros defensores por voluntariosos paladines; los resultados adversos a una nueva prórroga presidencial en el referendo de febrero, explicados de muchas formas, según la tendencia de quien lo haga y que, en su momento, fueron aceptados por quien le atañían; el conflicto de los cooperativistas mineros, trágicamente terminado; la crisis del agua como fracaso de un modelo de gestión gubernamental en que se valora la afinidad sobre la competencia; y, en adición y al cierre del año, el desastre del avión de LaMia, que conmocionó la credibilidad del país, dejando avizorar connotaciones más enrevesadas que las atribuidas a fatales y nada profesionales decisiones técnicas, a la culpable inobservancia de normas (por una subordinada en proceso de asilo en el país más afectado por el desastre, un absurdo contrasentido si esa persona tuviera la más leve suposición de irresponsabilidad, no digamos de culpabilidad), y al nepotismo de un funcionario intermedio. A todos ellos debo sumar dos casos que llevan larga data en los estrados judiciales empantanados en sus connotaciones políticas y sin visos de presta conclusión: los casos de Porvenir (con acusadores declinados) y de Terrorismo.

En el año que comienza todos estos temas conflictivos estarán presentes y actuarán en los medios. A ellos se les sumarán la contracción económica —el optimista pronóstico del 5% de crecimiento en el presupuesto 2016, luego rebajado a 4,8% y ahora deprimido oficialmente a 4,2%, no es compartido por el FMI (3,7%), ni la CEPAL (4%, el más cercano al oficial) o el Banco Mundial (3,8%)—, lo que deja dudas respecto a los discursos esperanzados para 2017 con la muy moderada recuperación de precios de algunos commodities (leves para hidrocarburos tras arduas y prolongadas negociaciones políticas de exportadores); las nuevas elecciones judiciales en octubre (en las de 2011, cuyos elegidos luego fueron muy cuestionados incluso hasta por el Vicepresidente del Estado, los votos nulos y en blanco superaron el 60%, un mayoritario rechazo que fue el segundo fracaso electoral gubernamental, luego de las municipales de 2010 y seguido por las municipales de 2015 y el referendo del 21 de febrero de 2016); y todo lo que conllevará la repostulación presidencial promovida por el reciente congreso del MAS como meta ineludible oficialista. Un “cóctel” que encontrará una oposición fragmentada, acuartelada en la reactividad y necesitada de un liderazgo común y de un proyecto país.

En el zodíaco chino, 2017 es el año del Gallo (Ji) de Fuego (yin), una combinación muy azarosa entre el metal femenino (propio del gallo) y el elemento más explosivo, que augura un año complicado, de equilibrios inestables, con grandes discusiones, autoritarismos y paz tensa. Por si acaso, el año lunar empezará el 28 de enero y pocos días antes, el 20, Donald Trump asumirá la presidencia de Estados Unidos. Y, por si creen en ello, un dato adicional: Bolivia (“nacida” en 1825) es Gallo de Madera, una mala combinación con el de 2017.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia