Columnistas

Los aplaudidores

Tal vez esa es la lógica. Ni el país ni los votantes, ni siquiera el partido importan, sino los fines

La Razón (Edición Impresa) / Freddy Morales

01:25 / 31 de mayo de 2014

Una de las prácticas más extendidas alrededor del poder es la de los aplausos. Al jefe le aplauden todo. El aplaudidor (o aplaudidora) está listo para batir palmas y festejar cualquier ocurrencia, error o delito del jefe. De ese modo se convierte el pecado en virtud.

El tema viene a pelo con una reciente frase de un político que ha provocado risa y que ha sido repetida miles de veces para ridiculizar a su autor. No se produjo la reacción lógica alrededor del jefe de ese partido. No hubo la mínima intención de revisar si va por buen camino la campaña política, si se está haciendo el ridículo en esta desesperada carrera por hacerse notar (se habla, por ejemplo, de un perro hambriento de los genitales del candidato o su milagrosa salvación de un accidente aéreo, estrategia ya utilizada por un exjefe del MIR y expresidente que era presentado como un enviado de Dios, y la prueba era cómo milagrosamente había salvado su vida también en un accidente aéreo).

Con la lógica de que el jefe no se equivoca, salen los aplaudidores que en las mismas redes lo ridiculizaban al afirmar que está bien, que se repita no mil, sino muchas más veces el motivo de la burla, de ese modo el jefe está presente, todo el mundo habla de él, no importa si bien o mal, lo importante es estar en la boca y en la mente de la gente. Esa era, precisamente, la estrategia mirista. Cerca al fin de sus días, el MIR se caía a pedazos por la desembozada corrupción de quienes lo representaban en el ejercicio del poder. Las denuncias de corrupción, con pruebas, eran abrumadoras. Algunos jefes y sus aplaudidores salían a justificar: que está bien que se hable en los medios del partido, que es mejor que los medios hablen mal a que los medios no los mencionen. Que las denuncias son políticas, para dañar al partido, y todo el rosario conocido cuando de justificar algo injustificable se trata (en los nuevos tiempos el primer argumento es “racismo”). La lógica es que el jefe no se equivoca. Se puede equivocar el mundo, pero él, jamás. El jefe es malinterpretado de forma maliciosa, es víctima de una campaña con fines políticos, el jefe siempre es luz y víctima.

Y sirva de ejemplo, otra vez, el símbolo del exceso del poder, ejercido públicamente contra la mujer: Percy Fernández. En estos días que me ha tocado hacer cobertura informativa en Santa Cruz, he podido ver de cerca cómo quienes están alrededor del Alcalde, y quienes se le acercan, están listos para festejar sus “ocurrencias”. Hay quienes dicen que solo mirarlo ya provoca a risa. Y el Alcalde (pobrecito) se cree obligado a hacer reír (en la cha’lla de un helicóptero para la Cumbre del G77, tomó la copa de alcohol puro y amenazó con tirarla al cielo, en vez de a la mesa de agradecimiento a la Pachamama. Opa chiste se dice en La Paz). Para justificar sus excesos dicen que está senil.

El aplaudidor se congracia con el jefe porque espera mucho de él. El mensaje, mientras se está en el llano, es “yo te soy fiel, te justifico todo, puedes confiar en mí. No dudo de ti...”. El mensaje cuando se está en el poder es el mismo, con el añadido: “eres un Dios”.

Del MIR, cuyos aplaudidores decían que mejor es que los medios hablen, aunque sea mal, a estar ausente (porque político que está ausente de los medios está muerto, no existe, agregaba uno de los estrategas e ideólogos de ese partido), solo quedan malos negocios y recuerdos para Bolivia y los bolivianos, y buenas ganancias para  ellos.

Tal vez esa es la lógica. Ni el país ni los votantes, ni siquiera el partido importan, sino los fines. Y un jefe que solo escucha aplausos es el medio ideal. El gran Coco Manto (que nos visita en estos días) ha dicho que algunos políticos parecen pingüinos: hasta cuando tienen el agua al cuello siguen aplaudiendo. Le añado otro dicho popular: incluso, en río revuelto, ganancia de aplaudidores.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia