Columnistas

La ‘aprobación de la reelección’

El TCP no aprobó la reelección de Evo ni de García, sino abrió la posibilidad de que opten por esa vía

La Razón / Rubén D. Atahuichi López

00:40 / 21 de mayo de 2013

La palabra se ha convertido en las últimas semanas en la más nefasta de todas por su connotación política, por lo menos de parte de los que abundan y pululan en las redes sociales, los medios de información, la plaza Murillo y en la opinión pública. Ay de quienes se precien de ser sujetos de ella, que tendrán la carga subjetiva hasta —quizás— más allá de 2014, cuando otra vez los bolivianos acudan a las urnas para elegir un nuevo presidente, vicepresidente y otros 130 diputados y 36 senadores.

Más allá de las disquisiciones jurídicas (que a estas alturas ya parecen insulsas, considerando que el último eslabón de la posibilidad de una nueva postulación de Evo Morales y Álvaro García Linera se consumó anoche, con la promulgación de la Ley de Aplicación Normativa, uno de cuyos artículos se refiere al asunto) conviene abordar conceptualmente esa palabra, en aras de la precisión, que seguro será pronunciada por mucho tiempo más en el país.

“Tribunal aprobó la segunda reelección de Evo; oposición protesta”, tituló el diario Página Siete el 30 de abril, al día siguiente de la difusión de la Declaración Constitucional 003/2013 del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), del 25 de abril. Los Tiempos abrió su edición con “Tribunal da vía libre a reelección de Evo”, El Deber tituló “Tribunal habilita a Evo y a Álvaro para la elección de 2014” La Razón, “Tribunal declara constitucional la postulación de Evo”. Sin ese orden precisamente, los diarios abordaron de esa manera la decisión del Tribunal Constitucional, que, en palabras simples, declaró constitucional la eventual nueva postulación de Morales y García Linera para las elecciones generales de 2014.

Como se puede observar en los títulos mencionados, sin contar las referencias en otros medios (televisión, radio o redes sociales) equivocadamente coincidentes con uno de ellos, no hay más que uno que describe a la declaración del TCP como la supuesta “aprobación” de la “reelección”, que en los hechos, y técnicamente, no corresponde al ente de control constitucional.

Reelección. “Acción y efecto de reelegir”, dice de ella la Real Academia Española. Como quisiéramos abordarla, la reelección es un hecho político o una acción consumada, o el medio del fin, en términos maquiavélicos, en el caso de las posibles aspiraciones de Morales y García Linera. En otras palabras, el TCP no aprobó la reelección, sino abrió la posibilidad de que ambos líderes políticos opten por esa vía para prolongar su mandato por otros cinco años más.

De momento, la reelección es una posibilidad, no un hecho. Quienes se refieren así a la declaración del TCP, especialmente los políticos de oposición al Gobierno, también admiten como hecho la reelección de Morales y García Linera, sea, primero, por simple error de interpretación o, segundo, por un cálculo de propias posibilidades y limitaciones electorales.

Una tercera hipótesis sobre la persistencia en el uso de esa expresión sería una suerte de estrategia de marketing político, en el afán de posicionar la palabra reelección como nociva para la democracia. Cierto, si es que así lo decide (mientras no haya convocatoria ni inscripción del candidato), Morales optará por la reelección, luego de haber sido ya reelecto en diciembre de 2009, cuatro años después de haber sido elegido por primera vez en 2005, si me permiten la redundancia.

Sin ánimo de hacer razón de Estado la interpretación semántica de la palabra de marras, Morales y García Linera son posibles candidatos a la reelección o el TCP abrió para ellos la posibilidad de su repostulación. Nada más.

Etiquetas

Documento sin título

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia