Columnistas

Los arquitectos ‘estamos en otra’

Hoy en día la presencia de arquitectos bolivianos en el contexto internacional es inexistente.

La Razón (Edición Impresa) / Ismael Carvajal Vogtschmidt

22:46 / 07 de junio de 2016

Hace varios años que la situación de la arquitectura boliviana alarma y preocupa. Por caso, días atrás se inauguró una nueva versión de la reconocida Bienal de Venecia, este año a cargo de un latinoamericano, el chileno Alejandro Aravena, ganador del Pritzker; y para variar, Bolivia no tuvo presencia en la muestra. Es más, no recuerdo que alguna vez hayamos estado presentes en la mayor exhibición de arquitectura del mundo. Tengo entendido que en bienales anteriores de arte contemporáneo Bolivia sí tuvo algunos representantes, pero en arquitectura, nada, cero, ni una obra, ni una foto, ni un proyecto.

Esto ya no sorprende. Hace algunas semanas se develó tristemente la inexistencia de propuestas del país en la última Bienal Iberoamericana de Arquitectura BIAU. Y así como no se tuvo presencia en este evento, tampoco se tiene participación en otras bienales u otros congresos y exposiciones donde se habla de arquitectura y urbanismo; y ni hablar de concursos nacionales e internacionales (otro tema discutible).

Pero, ¿qué es lo que pasa?, ¿será que no hay arquitectos en el país cuyo trabajo valga la pena resaltar?, ¿acaso no hay arquitectura que valga la pena mostrar? Más aún en una coyuntura como la actual (muy especial), donde se construyen varias “obras importantes” como aeropuertos internacionales, hospitales de todos los niveles, viviendas sociales, edificios gubernamentales, coliseos, colegios, terminales, etc. ¿Ninguna de ellas es merecedora de compartirse en escenarios y plataformas internacionales? ¿Será que ninguna tiene la calidad suficiente? Pues, tomando en cuenta la escasa —por no decir nula— presencia de arquitectos bolivianos en el contexto internacional todo hace sospechar que no.

Los arquitectos bolivianos hoy “estamos en otra”, pero estamos en otra desde todo punto de vista, empezando por el hecho de que en nuestro medio no se valora el trabajo de los arquitectos, y en la mayoría de los casos ni se entiende; pasando porque menospreciamos el aporte y el valor de un buen diseño, el mercantilismo y la mezquindad le ganan a la calidad, la pirotecnia hace mella de la esencia, hace años que no surgen generaciones de arquitectos que acepten y encaren nuevos desafíos, desarrollamos la profesión a espaldas de los problemas reales de nuestra sociedad, nos formamos en facultades que son burbujas en vez de puentes, se busca construir siempre buscando el beneficio personal en vez del bien común; hasta la falta de desprendimiento de egos y posturas omnipotentes, que definen hoy una situación de crisis profunda y abrumadora. ¿O será que en realidad no queremos hacerlo porque estamos cómodos en un contexto donde se hace lo que se tiene que hacer y punto?

Es urgente cambiar y replantear la mirada, la práctica y el pensamiento de la arquitectura y del arquitecto en Bolivia, por una que nos permita dar un “salto de calidad”, pero un salto enfocado desde parámetros muy puntuales como la eficiencia, la austeridad, la simpleza, la generosidad y —particularmente— desde la responsabilidad. Necesitamos replantearnos muchas cosas, reivindicar esa fractura entre el arquitecto, la arquitectura y la sociedad. Necesitamos hacernos las preguntas adecuadas y luego trabajar en ellas en busca de respuestas. Solamente así podremos encarar los futuros desafíos desde un lugar más beneficioso no solo para los arquitectos, sino también y sobre todo para la sociedad en su conjunto.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia