Columnistas

Entronización

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Villagómez

23:28 / 03 de diciembre de 2018

La atención que la arquitectura popular de La Paz y El Alto está recibiendo en los medios internacionales es un fenómeno inusual que llama la atención y despierta pasiones. Los llamados cholets han cruzado las fronteras y han logrado para la arquitectura y el arte bolivianos un sitial internacional, que se alcanzó en un largo proceso de acumulación de las clases populares que fundaron tres pilares: poder económico, poder cultural y poder político, y que con solvencia soportan sus atrevidas creaciones. Con ese trípode, las culturas urbanas emergentes se han entronizado sobre las culturas hegemónicas y son, por ahora, nuestra cara visible en el mundo. Si esa atención internacional se dio por una mezcla de curiosidad y/o condescendencia, no interesa. Lo tangible es que la arquitectura y el arte bolivianos están, actualmente, representados por expresiones populares.

Del fenómeno cultural que representa la arquitectura chola escribo hace décadas con un tono hiriente, porque esta sociedad urbana es extravagante y desquiciada tanto en zonas populares como en barrios de las llamadas clases altas. Ha pasado el tiempo y los protagonistas se han renovado hasta llegar al más encumbrado y solicitado del momento: Freddy Mamani Silvestre, quien además acaba de ser entronizado en Francia.

La exposición Geometrías del Sur estará en exhibición en la Fundación Cartier hasta el 2019 en París, y reúne a decenas de creadores sudamericanos de la talla de Ligia Clark, Guillermo Kuitca, Torres García, Solano Benítez, entre otros. Es decir, exponentes mayores del arte y la arquitectura de este continente. ¿Quién tiene el honor de iniciar la exposición y ser portada del catálogo que reseña el evento? Pues Mamani Silvestre. Además, aprovechando la ocasión, el creador boliviano y el arquitecto francés Jean Nouvel (startarchitect, autor del edificio Cartier) se reunieron para intercambiar elogios. Todos logros que ningún arquitecto había alcanzado.

Ante tal evidencia, encaucemos las divergencias hacia la construcción de un sentido estético plural. Por ello, el creador alteño, que se convierte transitoriamente en nuestro representante, debe renovar su discurso y superar el lamento boliviano que pronuncia en cada entrevista. Esa propuesta puede tener un soporte intelectual que supere el elogio desmedido que brota del ombligo (epidérmico y anecdótico) y la condescendencia europea (benevolente y jesucristiana). Y los colegas, que se comen el hígado al escuchar la palabra cholet, deben recordar que la arquitectura es un arte mayor que se debate con obras o pensamientos consistentes y no mascullando frases mezquinas.

* Arquitecto.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia