Columnistas

Está todo bien mamá

La Razón (Edición Impresa) / Foro - Iñigo Domínguez

00:00 / 20 de agosto de 2017

Una de las últimas sorpresas, y lleva camino de convertirse en serpiente, es que el Ku Klux Klan haya vuelto a ponerse de moda. Yo desde luego no me lo esperaba, quién se lo iba a imaginar teniendo a Donald Trump en la Casa Blanca. Como decía John Belushi en la peli de los Blues Brothers, “odio a los nazis de Illinois”.

Pero mantengamos la calma: como hipótesis de trabajo, para hacer América grande otra vez, podríamos plantearnos si el entrañable KKK es un recurso a tener en cuenta, son gente tozuda y con principios. No hay que olvidarse de ellos, siempre andan por ahí. Pero la Providencia y la efemérides nos ayudan a resolver el dilema, y desde aquí queremos ayudar a Trump a distinguir bandos.

En Tennessee, el mismo estado donde nació el Ku Klux Klan, un día de verano de 1954 sonó una canción en la radio de un chico de por allí. Era sorprendente, nada igual a lo que se conocía, pero había un problema: así, sin verlo, no se entendía de qué raza era el tipo e incluso menos de qué música se trataba. Los oyentes llamaban al mismo tiempo para preguntar por ese negro que cantaba country y por ese blanco que cantaba blues. En aquel entonces había emisoras blancas y emisoras negras, y a nadie se le ocurría meterse donde no era. Naturalmente, hubo honrados ciudadanos blancos que llamaron preocupados a las radios locales para saber si ese señor que cantaba era blanco y, en ese caso, poder quedarse tranquilos de que esa música les gustara. Todo este lío lo armó Elvis Presley con su primera canción, That’s All Right Mama. Dos años después, por primera vez en la historia, otro tema suyo, Heartbreak hotel, triunfó a la vez en las listas de country, rythm and blues y pop. Era las tres cosas a la vez, un mestizaje cultural y musical arrollador.

Cuento esto porque Elvis murió hace ahora 40 años, el 16 de agosto de 1977. Había nacido en una casa humilde junto a un barrio de negros y de niño, en Memphis, jugaba en un parque que en teoría no debían pisar los blancos. Diría que este chico fue algo grande, un rey, la primera estrella absoluta de nuestra era y todavía se puede seguir su rastro en cómo modula la voz Bono en U2, en el histerismo de los fans de Ariana Grande o en las caderas de Shakira. Todo empezó con él. Y ahora, querido Donald, responde a esto, o envía un tuit si quieres: ¿quién es más americano, Elvis Presley y el rock and roll o el puto Ku Klux Klan?

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia