Columnistas

Se buscan liderazgos

‘Todos los hombres estamos hechos del mismo barro, pero no del mismo molde’. (Proverbio mexicano)

La Razón / José Rafael Vilar

00:00 / 10 de enero de 2012

Hay una anécdota del siglo IV a.C. cuando el filósofo Diógenes de Sinope (el Cínico) apareció por las calles de Atenas —cuna de la democracia y la cultura occidentales— en pleno día con linterna en mano diciendo: “Busco un hombre”. Si él estuviera hoy en Bolivia hubiera espetado: “Busco un líder”, porque liderazgos son las principales carencias de la actualidad política boliviana.

Entre 2006 y 2009, se posicionó Evo Morales Ayma identificado como líder del concepto de cambio, a la par que el liderazgo de Jorge Quiroga Ramírez se diluyó entre un pasado que no se recordaba y un futuro que no proponía. Mejor le fue a Rubén Costas Aguilera, primero líder cívico y luego prefecto y gobernador, posicionándose entonces como cara visible de la oposición —aunque nunca fue su articulador y, menos, verdadero líder— con prefectos y comités cívicos en el Conalde, paradójicamente en la misma medida en la que Quiroga Ramírez perdía espacios.

2009 fue el año del cénit de Morales Ayma —e inicio de declinación— pero también el nadir de Costas Aguilera y la oposición cívico-prefectural (ya afectada con la revocación de Manfred Reyes Villa Bacigalupo en 2008 y la detención de Leopoldo Fernández Ferreira al siguiente), cuando se inicia el caso Rózsa y se autosilencia la oposición de Costas Aguilera, mucho más ruidosa (asaz escandalosa) y mediática que efectiva.

Hoy, la dicotomía de liderazgos políticos en Bolivia es simple: de una acera, sólo Morales Ayma, disminuido progresivamente, pero nacional; de la otra, Costas Aguilera, Del Granado Cosío y Doria Medina Auza, los primeros posicionados regional o localmente y el tercero más en sectores emergentes, pero que no han podido trascender como líderes opositores nacionales, sin aceptar alianzas ni declinar sus protagonismos (aunque Doria Medina Auza recién dio un primer paso muy importante al retirar su candidato en las elecciones de Sucre en pro de consolidar la victoria opositora).

En estos días, mi amigo Rubén Aguilar Valenzuela me envió la excelente reseña que escribiera para el portal Animal Político (México) del libro El liderazgo al estilo de los jesuitas (Heroic Leadership) de Chris Lowney. De él rescato (por su utilidad para formar liderazgos) dos de los principios que han hecho fuerte a la Compañía de Jesús: “Conocer y entender sus fortalezas, sus debilidades, sus valores y tener una visión de mundo” e “Innovar confiadamente y adaptarse a un mundo cambiante”.

No quiero concluir sin referirme al impasse de las acusaciones públicas de Costas Aguilera el 6 de julio de 2010 de que el vicepresidente García Linera recibía dineros del narcotráfico (lo que pudo ser un error de expresión que fue registrado). Comparto con el presidente cívico Vaca Díez Busch que si Costas Aguilera no tiene pruebas, debería retractarse para concluir lo que sólo genera escándalo mediático.

Abrí con un proverbio mexicano y cierro con otro, chino: “Las mentes grandes discuten ideas; las medianas, cosas, y las pequeñas, personas”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia