Columnistas

Ante el cambio

No hay ninguna medida más efectiva contra el calentamiento que el cambio en las actitudes personales

La Razón (Edición Impresa) / Lucía Sauma

02:47 / 19 de marzo de 2015

El sábado 14 de marzo, el archipiélago Vanuatu, ubicado al este de Australia en el océano Pacífico, fue devastado por el ciclón Pam. El 90% de sus edificaciones quedaron destruidas, desaparecieron las calles debajo de los escombros y Unicef informó de 70.000 niños que quedaron sin hogar. El presidente vanautí, Baldwin Londsale, dijo claramente que el cambio climático fue el responsable de la devastación de su país, compuesto por 83 islas. “En los últimos años, el país ya estaba asistiendo a cambios bruscos en las pautas meteorológicas, lluvias torrenciales inusitadas y una clara elevación del nivel del mar”, agregó.

El calentamiento global está provocando el derretimiento de los glaciares marinos, lo que aumenta el nivel del mar. Olas de calor producidas por los gases de efecto invernadero atrapados en la atmósfera son cada vez más frecuentes, al igual que tormentas extremadamente fuertes producto del alza de las temperaturas de los océanos. Las sequías y el deshielo de nevados son también consecuencias del cambio climático, atribuido a la poco amigable actividad humana con la conservación del planeta.

Hace al menos un siglo que las personas queman carbón y aceite en sus casas, en la industria y en el transporte. Cada año se deforestan ilegalmente  2,5 millones de hectáreas de bosques para producir soya, carne, cuero y aceite. Esto equivale a exterminar un campo de fútbol cada dos minutos, según datos de la ONG Fern, cuyo nombre significa “Helecho” en inglés.

Aunque Bolivia tiene muy bajas emisiones contaminantes, “es uno de los países más vulnerables”, según las Naciones Unidas, debido a la extrema pobreza en el territorio, los ecosistemas variables, la deforestación, el clima inestable y los glaciares tropicales, que derivan en un incremento de las granizadas en el altiplano, inundaciones e incendios forestales en la Amazonía, y el retroceso o desaparición de glaciares como Chacaltaya. Todo esto trae como consecuencia la disminución de la producción de alimentos y agua disponible. El surgimiento de nuevas enfermedades y la reaparición de otras que estaban controladas.

¿Es posible revertir esta situación? Según los expertos es factible mitigar los daños si se implementan políticas públicas de adaptación al cambio climático. Pero no hay ninguna medida más efectiva que el cambio en las actitudes personales. Urge el mejoramiento del transporte público masivo para que su uso sea más frecuente. Siempre y cuando se pueda es importante caminar. Es imprescindible que hagamos uso racional del agua sin derrocharla. Que adquiramos la buena costumbre de seleccionar la basura para su posterior reciclaje. Que plantemos un árbol.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia