Columnistas

La cara oculta del Gral. Barrientos

Con un lenguaje sencillo, Torrico relata pasajes inéditos de la vida y el gobierno del Gral. Barrientos

La Razón (Edición Impresa) / Tomás Molina Céspedes

00:01 / 25 de diciembre de 2014

A medio siglo del gobierno del Gral. René Barrientos Ortuño (1964 - 1969), el que fuera su ayudante de mayor confianza, el suboficial de la FAB Ricardo Aneyba Torrico, acaba de publicar un libro de memorias titulado Alas al viento, en el que hace sensacionales revelaciones sobre la vida y la administración de dicho presidente-militar. El texto es un receptáculo de sorpresas y datos para la historia, sobre todo en lo referente al periodo de la guerrilla del Che y al papel que jugó la agencia de inteligencia estadounidense en su aniquilamiento, los vínculos de Barrientos y Ovando con la CIA, el golpe frustrado del Gral. Vásquez Sempértegui, la vida privada del presidente Barrientos y otras muchas sugestivas informaciones.

Es interesante comprobar que la sórdida lucha entre Barrientos y Ovando comenzó el mismo día que éstos asaltaron el poder. Aneiba dice que mientras ambos militares negociaban a puertas cerradas el destino de la presidencia, él, por encargo de Barrientos, copaba todo el Palacio Quemado con 80 suboficiales fuertemente armados para el caso de que se presentase un enfrentamiento con la gente de Ovando. Finalmente ambos generales golpistas se pusieron de acuerdo, pero ni bien Ovando salió al balcón, la muchedumbre empezó la silbatina más prolongada de nuestra historia, hasta lograr su renuncia, silbatina que también había sido instruida por Barrientos a través del mayor Hugo Bozo y los falangistas.

Por primera vez se conocen datos fidedignos del envío del Diario del Che a Cuba, suceso en el que Aneiba participó de manera directa junto con Antonio Arguedas, ministro del Interior de Barrientos. En el libro se relata la tensión vivida por ambos personajes cuando el Diario se publicó en Cuba y las pesquisas de las FFAA para identificar a los responsables del envío. Y cuando Arguedas se preparaba para huir del país, le imploró a Aneyba darle un poco de tiempo antes de anunciar el hecho a Barrientos. “Richard, hermanito, dame dos horas, si no me van a tirar del modo más asqueroso para que parezca que fue la guerrilla urbana”, le habría dicho Arguedas. Identificado plenamente Arguedas como responsable del envío del Diario del Che a Cuba y admitido el hecho por éste en Chile, estalló el escándalo en Bolivia, y Barrientos vivió la hora más dramática de su gobierno, con amagos de golpe de Estado por Ovando y Vásquez Sempértegui, quienes quisieron aprovechar la ocasión para tumbarlo. Hasta sus patrones yanquis tomaron represalias en su contra. Aneyba cuenta que en aquellas horas críticas Barrientos le dijo: “Yo estoy sentenciado por los gringos, me han cortado hasta la plata del desarrollo de comunidades (Pacto Militar Campesino). Esto significa el fin del ‘general del pueblo’”.

Sobre la vida privada del Gral. Barrientos hay sabrosas anécdotas, sobre todo en el tema de faldas. Aneyba cuenta que el Cnel. Baldi, alcalde de Cochabamba, era el encargado de reclutar muchachas jóvenes y de llevarlas a La Paz en avión para ser devoradas por su experimentado patrón. En esta línea cuenta que cierto día Barrientos se llevó de Tarija a La Paz una tierna y joven presa, sin saber que en el aeródromo le esperaba su esposa e hijos. Ante la embarazosa situación, el General bajó solo de la nave, por lo que Aneyba se vio obligado a descender junto a la muchacha, escena ante la que cínicamente Barrientos le dijo a su esposa: “Mira la chapaquita linda que consiguió Ricardo…”, dando lugar a que la primera dama le diga: “Felicidades Ricardo, ¿por qué no vienen a tomarse un tecito a casa?

El libro de Aneyba Torrico contiene pasajes inéditos del gobierno del Gral. Barrientos, cuando Bolivia era una colonia gobernada por un mayordomo criollo de uniforme al estilo de los tristemente famosos Somoza, Trujillo y Stroessner. Está escrito en un lenguaje sencillo, sin giros ni adornos literarios, es una obra con bastantes errores, pero tiene el sello de la autenticidad y del lenguaje del pueblo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia