Columnistas

La otra cara

Para tener un país próspero, hace falta que todos cumplan con sus responsabilidades tributarias.

La Razón (Edición Impresa) / Daniela Narváez Vargas

01:11 / 24 de marzo de 2017

Por diferentes motivos, a la mayor parte de la población no le gusta pagar impuestos. Es por ello que la tendencia de las administraciones tributarias ha estado muy enfocada al control y la sanción del incumplimiento, a fin de que el contribuyente (renuente a hacerlo por voluntad propia) cumpla con sus obligaciones tributarias o se atenga al pago de una sanción ejemplificadora, que le disuada a él y a otros (aprendizaje por observación) de engañar al Estado.

De allí que se haya forjado la idea de una “Renta” represiva, controladora en exceso (¿por qué a mí y no a ellos?). Además, se debaten una serie de argumentos que finalmente refuerzan esta percepción negativa acerca del pago de impuestos. Pero recuerde, amable lector, que todas las medidas de control se han implantado principalmente como respuesta a la decisión del contribuyente de incumplir.

Sin embargo, no todo es gris en este panorama, porque a la par del refuerzo y focalización de las medidas de control, el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) de Bolivia está implementando medidas para incentivar el cumplimiento tributario.

Quizás exigir una factura por un monto menor a Bs 5 pueda resultarle irrelevante a la ciudadanía, pero en enero de este año una persona ganó un refrigerador registrando una factura por un monto menor para el primer sorteo de la Factura de la Felicidad. Esta fue una de las 100 personas que se beneficiaron de esta nueva iniciativa, que incluía además televisores LED, lavadoras de 8 kilos, home theaters, entre otros premios.

En la siguiente versión del sorteo se ha previsto la posibilidad de premiar a los contribuyentes con un automóvil cero kilómetros y un número mayor de premios, para seguir incentivando a que usted pida su factura y así decida formar parte del círculo virtuoso que nos beneficia a todos, y por el que trabajamos cada día en su construcción; círculo que dicho sea de paso requiere el aporte de todas y todos los bolivianos.

Sin duda que cambiar la percepción negativa del cumplimiento de las obligaciones tributarias, que ha sido reforzada a lo largo del tiempo, puede parecer una tarea titánica, pero el SIN ha asumido el reto y se esfuerza en mejorar sus servicios, proveyéndolos con calidad y calidez. Pero también se reconoce que esta labor es de largo aliento y que no está al margen de la crítica.

Por lo que necesitamos la participación activa de todos los ciudadanos, algunas veces exigiendo su factura; otras declarando lo que corresponde; o incluso denunciando cualquier maltrato de parte de algún servidor nuestro, porque en la crítica que no construye, no hay esfuerzo. Además, para tener un país próspero debemos trabajar juntos por el bien de todos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia