Columnistas

La casa del inca

Se calcula que en el campo de Incahuasi se explotará más gas y líquidos que en Margarita

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Iturri

03:12 / 02 de octubre de 2015

Se llama Incahuasi, es decir, la casa del inca, lo que demuestra que la cultura quechua llegó hasta esas tierras. Pero mucho antes, ellas ya estaban pobladas por guaranís. Un hecho fortuito, la excavación de un agujero para meter la tea que queme el gas excedentario de los campos petrolíferos que pronto entrarán en funcionamiento en el lugar, hizo que se descubriera ahí un importante cementerio indígena. Aún no se determinó si se trata de restos de guaranís o de otras culturas previas.

La empresa a cargo de la construcción de los pozos petroleros accedió a trasladar la tea (lo que costará unos cuantos millones de dólares) ante la petición de la nación indígena, que considera que ese es territorio sagrado.

Que se haga esto muestra cómo hemos cambiado hacia una era donde la palabra de los bolivianos es escuchada y respetada. Ahí se podría construir un museo, donde además de restos humanos se encuentran las vasijas fúnebres halladas en el cementerio y artículos tan importantes como pipas, que seguramente eran utilizadas para fumar tabaco.

Los restos humanos más antiguos datan de 2.300 años y demuestran que las culturas indígenas de tierras bajas tuvieron saberes y un manejo de tecnologías más desarrollado de lo que hasta ahora se creía. Una muestra de que los indígenas no eran, ni son, para nada, un grupo de ignorantes, sino poseedores de importantes saberes y conocimientos. Así se demostró en el caso de las vasijas que fueron enterradas alrededor de los fallecidos.

En resumen, hay muchísimo que investigar en esa zona rica en petróleo, santuario de los indígenas, y donde la Pachamama nos regala el gas que requerimos para seguir desarrollando el país, ya que allí, en los bloques de Incahuasi y de Aquío, se encuentra un gran reservorio de hidrocarburos que comenzará a ser explotado en los próximos meses. Y cuando el proyecto esté plenamente desarrollado, se calcula que se explotará más gas y líquidos que en Margarita, lo cual ya es mucho decir.

Ante tanto agorero del desastre que sostiene que Bolivia muy pronto no tendrá gas ni para los bolivianos, y menos para la exportación, Incahuasi muestra que podemos ser optimistas. Ahora a esperar los resultados de Liquimuni. Y no debe haber boliviano bien nacido que no esté cruzando los dedos para que encontremos petróleo pesado. Mientras tanto, a seguir aguardando que Incahuasi comience a bombear gas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia