Columnistas

En el centro

China significa Tierra del Centro, porque los chinos situaban a su país en el centro del planeta

La Razón (Edición Impresa) / Lucía Sauma

03:35 / 25 de junio de 2015

China significa Tierra del Centro, porque los chinos situaban a su país en el centro del planeta; y al parecer no estaban tan equivocados, pues en el siglo XXI están en el centro de las miradas del mundo.  Antes de llegar a la China me imaginaba (por pura ingenuidad) que el idioma no sería problema, pensando en que muchos hablarían inglés o español, y finalmente el lenguaje de señas saltaría cualquier barrera idiomática. Con esa idea comencé el primer día de visita, destino: la Ciudad Prohibida.

Experimenté un gran alivio al ver algunos letreros en inglés, pero solo era eso, unos cuantos letreros. De español, nada. Tampoco las señas sirven de mucho, la cultura es totalmente distinta. Con solo una mirada a la histórica plaza de Tiananmen me di cuenta de que la mayoría de los visitantes eran chinos, que no hay turismo externo que compita a las multitudes chinas. Esta misma experiencia se repite en cualquier restaurante, hotel, mercado, paseo, metro, bus o en la calle. El principal potencial de la China es su gente, sus 1.300 millones de habitantes.

Otra sorpresa o una señal más de ingenuidad fue pensar que las calles de Beijing estarían plagadas de autos de marca china, sobre todo por la proliferación de éstos en Bolivia. Allí no, calles y aceras están abarrotadas de los últimos modelos de Mercedes Benz, Audi, Jaguar y los inalcanzables Roll Royce. Los empresarios de estas marcas no se cansarán de reverenciar y decir: gracias China, nunca un mercado más grande ni más dispuesto.

Ingresar en el mercado chino tiene una doble ventaja, porque para las grandes marcas supone instalar una planta ensambladora con mano de obra barata, al menos más que en su país de origen; y luego tener la posibilidad de vender en cantidades inimaginables a los propios chinos y al mundo. Este juego de producción tan masiva por supuesto que tiene consecuencias a simple vista, porque la contaminación es absolutamente visible. Algunos días a 35 grados de temperatura el sol es un disco rojo que se puede ver como detrás de una cortina de humo.

Tampoco uno está preparado para encontrarse con tantos y gigantescos espacios verdes donde los niños juegan y los adultos mayores hacen ejercicios bailando, estirando los pies y los brazos sin perturbarse por el mundo que corre sin parar a dos pasos de su paz, ese mundo que trabaja desenfrenadamente sin tomar en cuenta el sábado o el domingo, el que hacía preguntarme: ¿cuándo descansan? ¿Paran alguna vez?

Los ojos están puestos en China, pero China también está mirando este lado del mundo, solo que lo hace como su nombre lo indica: sintiendo que son el centro de la tierra, aunque estén al otro lado del mundo y a 20.000 kilómetros de distancia de Bolivia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia