Columnistas

Yo gorila

La Razón (Edición Impresa) / Reymi Ferreira

23:33 / 17 de septiembre de 2019

Los dirigentes del Comité Cívico Cruceño creen que aún viven en el Santa Cruz feudal, cuando la opinión en favor de los intereses oligárquicos se imponía sin disenso. Paradójicamente, estos dirigentes enuncian sus posiciones a nombre de la “democracia”, término que entienden en términos restringidos.

Hablan de defender la democracia pero el presidente cívico es elegido por menos de 200 personas, en una elección en la que votan representantes de comparsas, fraternidades y clubes sociales en las mismas condiciones que un sindicato o una federación estudiantil. Hablan a nombre de la democracia pero en su propia asamblea no les dan la palabra por ejemplo a los alcaldes de la Chiquitanía, región afectada por los incendios, y expulsan a los activistas ambientales tildándolos de “masistas”.

Los cívicos han quitado la calidad de cruceño a quien es simpatizante del MAS, pese a que en el departamento la primera fuerza política es el oficialismo. O sea, hay “buenos” y “malos” cruceños. Tal parece que es el mito del “cruceñismo” y no los votos el que legitima la representación; típica expresión de feudalismo político.

En un extremo de intolerancia, la semana pasada agredieron a simpatizantes del MAS que pretendía hacer campaña en las rotondas del Segundo Anillo, en la misma condición que lo hacen todas las fuerzas políticas. El pretexto fue que se trataba de “una provocación al pueblo cruceño” (hablan a nombre del pueblo cruceño y califican aquello que no les parece como una provocación).

Y sin más, procedieron a enviar a sus vándalos a golpear con bate no solo a los que estaban en la rotonda, sino también a destruir las casas de campaña del MAS. En las dictaduras militares la represión era ejercida por los paramilitares o la Policía, hoy el civismo se toma esa atribución, en actitudes reñidas con la democracia.

¡Deciden en una asamblea exigir al Gobierno la declaratoria de “desastre nacional” por los incendios que afectan a la Chiquitanía, y convocan en la misma reunión a un cabildo por el mismo tema el 4 de octubre! Obviamente no son los incendios lo que les preocupa, sino afectar o interrumpir las elecciones presidenciales. Exigen además como parte de la “defensa de la democracia” no invitar a las autoridades del Gobierno a la inauguración de la Feria Exposición, en un acto brutal de discriminación.

Con estos antecedentes, se puede inferir que hay que estar realmente perturbado o disminuido mentalmente para pensar que esta gente pretende luchar por la democracia. Cuando uno observa los actos de agresión física y mental de estos “dirigentes”, lo menos que puede preguntarse es: ¿cómo cabe tanto odio en mentes tan estrechas?

* Abogado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia