Columnistas

En las cloacas del fútbol

‘El fraude a la confianza aquí (en la FIFA) es indignante, la escala de la corrupción es inadmisible’.

La Razón (Edición Impresa) / Amanda Mars

00:39 / 28 de diciembre de 2015

Hubo un día en el que Lorine Lynch se plantó. En uno de esos viajes de fin de semana, en los que solía acompañar de parroquia en parroquia a su marido, el pastor baptista Lorenzo Lynch, decidió no volver a utilizar los cuartos de baño para personas negras que había en las gasolineras o bares de carretera. “No creo que fuera un momento muy crucial de su vida, simplemente llegó un día en el que lo sintió, vio la situación y dijo: ‘Esto no es justo y no lo voy a hacer más. Esta no es la América en la que creo; en la que quiero criar a mis hijos’”, contaría muchos años después, hace pocos meses, la mediana de los tres hijos de los Lynch, que es la mujer que ha removido las cloacas del fútbol mundial y sacado a la luz un sistema corrupto, que presuntamente ha operado durante dos décadas y que alcanza a las más altas instancias de este deporte.

La fiscal Loretta E. Lynch (Greensboro, Carolina del Norte, 1959) creció en Durham, en un sur de Estados Unidos aún muy lastrado por la segregación, pero le tocó una familia en la que el padre, predicador de cuarta generación y líder de la lucha por los derechos civiles; y su madre, bibliotecaria, esa que desafió las normas racistas, le marcaron a fuego una lección: no hay un camino alternativo a la lucha. Su abuelo, comunero, había dado cobijo a negros que huían de las leyes racistas de la época.

“No hay duda alguna, es muy palpable toda la influencia que sus padres han tenido en su carrera, en sus valores y también en su determinación”, apunta la abogada Jamie Gorelick, que trabajó en los 90 como número dos de Janet Reno, la primera mujer en ocupar en Estados Unidos el puesto de Fiscal General, que equivale al de ministro de Justicia. Fue en esa época en la que Gorelick se encontró por primera vez con ella.

La hija del pastor Lynch también rompió su propio techo de cristal el pasado abril al convertirse en la primera afroamericana en ocupar el puesto de Fiscal General de Estados Unidos, la segunda mujer después de Reno. Le avalaban una carrera de bajo perfil político que inició en la escuela de Derecho de Harvard, donde se graduó en 1984, y como fiscal de Nueva York; allí asumió casos de corrupción, terrorismo y mafia.

Lynch hizo caminos de ida y vuelta entre el sector público y el privado. Al dejar la universidad, dio sus primeros pasos como abogada en una firma de Nueva York llamada Cahill Gordon & Reindel, donde era la única mujer negra junto a Alysa Rollock y Anette Gordon-Reed. Las tres respondían al apodo de The Triplettes.

Salían a comer, a cenar, solían reír y apoyarse las unas a las otras, recuerda Gordon-Reed, quien también se formó en Harvard, donde ahora enseña.

“Las cosas eran más difíciles para los negros a mediados de los 80 por la forma en la que los bufetes estaban —y están— estructurados. El éxito no depende solo de su trabajo, sino también de cómo encajas en el programa. Tener un mentor, que es muy importante, era más difícil para los jóvenes negros. Creo que era igual para las mujeres”, reflexiona la profesora.

“Creo que las cosas para las mujeres son más fáciles ahora que cuando Janet Reno fue Fiscal General”, recuerda Gorelick, aunque las profesionales en altos puestos de mando “siempre se topan con el problema de que, si son sensibles al entorno y a las consecuencias de sus actos, parecen blandas, y si eres dura también parece demasiado agresivo e inaceptable”. Para la abogada, “Loretta ha encontrado ese punto de equilibrio, es muy decidida, pero también tiene muy en cuenta la repercusión que sus decisiones tienen en la comunidad”.

El 3 de diciembre, cuando expuso la segunda fase de acusaciones de corrupción contra otros 16 cargos de la Federación Internacional de Fútbol Asociada (FIFA), la organización que dirige el fútbol mundial y mueve miles de millones de dólares, se expresó con contundencia: “El fraude a la confianza aquí es indignante, la escala de la corrupción es inadmisible y el mensaje de hoy debería ser claro para cualquier culpable que permanezca en la sombra, esperando librarse de nuestra investigación: no escapará de nuestro foco”, advirtió.

Lynch arrancó la macroinvestigación sobre la FIFA cuando aún era fiscal de Nueva York, en un país donde el fútbol es un deporte minoritario, porque algunas de las operaciones irregulares se realizaron a través de bancos estadounidenses. Ya son 41, de momento, las personas o entidades envueltas en esta trama.

La lucha por los derechos civiles y humanos ha estado muy presente en su trabajo. En los 90 trabajó probono (sin retribución) para el Tribunal Criminal Internacional de Ruanda, establecido tras el genocidio de 1994. En su hoja de servicios también destaca el caso de Abner Louima, un inmigrante haitiano que fue violado en 1997 por un policía uniformado en una comisaría de Brooklyn, cuando trabajaba en la oficina de la Fiscalía, un proceso que tuvo una enorme repercusión política y mediática y para el que, según contó Lynch más tarde, tuvo que aislarse. Dos años después, el presidente Bill Clinton la nombró Fiscal Federal para Nueva York, cargo que ocupó hasta 2001.

Luego volvió al sector privado. En la firma Hogan & Hartson trabajó con ella el abogado Dennis H. Tracey III, quien destaca su humildad. “Ella jamás llegaba a una reunión y trataba de imponer su visión, y tampoco hacía gran ostentación cuando sabía más que los demás, pero era muy meticulosa, bajaba a los detalles más nimios de cada caso”, apunta. Dos meses antes de incorporarse a la firma, Tracey la llamó para consultarle una duda. “No lo dudó ni un momento, vino conmigo y, aunque aún no estaba oficialmente en la firma, me ayudó a sacarlo adelante sin cobrarlo”.

Casada y con tres hijos, regresó al servicio público en 2010, cuando Obama le pidió que retomara su trabajo como fiscal en la oficina de Brooklyn. En sus ocho meses como Fiscal General se ha enfrentado a casos de afroamericanos muertos por disparos policiales y los tiroteos masivos de los llamados lobos solitarios.

Una anécdota muy extendida de su biografía, que el padre de Lynch contó a The Observer, ilustra bien tanto sus capacidades como la atmósfera en la que creció. En su escuela de Durham, mayoritariamente de alumnos blancos, sacó tan buena nota en una prueba que los profesores desconfiaron y le pidieron que la repitiera. Allí se graduó con distinción. Lo hizo y mejoró la puntuación. De su madre, dice, aprendió que “se pueden hacer grandes cambios discretamente, con las decisiones que vas tomando sobre lo que aceptas y lo que no”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia