Columnistas

Los colores del Imperio

La desigualdad se ha acentuado en tiempos recientes y no hay una cifra exacta de la riqueza oculta

La Razón / Carlos Antonio Carrasco

00:01 / 01 de septiembre de 2012

Las encuestas señalan una mínima diferencia entre el negro y el blanco que aspiran a ocupar la Casa Blanca de 2013 a 2017. Pero las personalidades son notoriamente disímiles. Mientras Barack Obama, de origen pobre, es el emblema del mestizaje: padre africano inmigrante y madre blanca libre-pensadora, su contrincante es el abanderado del establishment: blanco, mormón, multimillonario e hijo de un aspirante presidencial y de una casi gobernadora. Apenas graduados universitarios van por caminos opuestos: éste al servicio de la comunidad, aquel constructor de una importante fortuna personal. Uno y otro excelentes padres de familia, modelos de virtudes, al gusto del elector tipo.

Si sus programas de gobierno difieren en el tamaño del Estado para enfrentar la crisis económica (el servicio de salud, la cuestión espinosa del aborto, del matrimonio gay, del desempleo crónico o la inmigración ilegal), se soslaya la política extranjera y la presencia militar americana en las zonas de conflicto en el mundo.

Pero últimamente ha surgido otro punto de disensión, cuando Mitt Romney  rechazó revelar el verdadero monto de su fortuna (calculada en $us 250 millones) y su correspondiente cuota de impuestos, que se denunció como proporcionalmente menor a lo que le tocaría pagar. Esa circunstancia ha puesto nuevamente en debate la existencia de los paraísos fiscales, donde los afortunados europeos y americanos ocultan sus tesoros para esquivar las exigencias impositivas.

Al respecto, James S. Henry, en su libro Los banqueros ensangretados, luego de una prolija investigación en bancos internacionales, el Fondo Monetario, el Banco Mundial y otros, revela cifras abracadabrescas de la desigualdad entre los que tienen y los que no tienen. Por ejemplo, 91 mil personas, o sea el 0.001% de la población mundial, posee un tercio de la riqueza financiera privada y la mitad de la riqueza off shore, entendiéndose por ésta sólo el dinero en efectivo depositado en bancos camuflados en los llamados paraísos fiscales. No se toma en cuenta en ese monto los bienes inmobiliarios, yates, obras de arte, etc. Lo sorprendente es que importantes entes bancarios como Goldman Sachs, UBS, Credit Suisse, Wells Fargo, JP Morgan Chase y otros son parte activa de esta trama de evasión fiscal global, cooperados profesionalmente por empresas contables y abogados corporativos en complicidad con las insaciables compañías multinacionales.

La desigualdad se ha acentuado en tiempos recientes y no hay una cifra exacta que pueda calcular la riqueza oculta existente. Decir que el 1% de la población de los EEUU acumula el 35,6% del patrimonio nacional, es sólo un pálido indicador. Lamentablemente se hace difícil detectar a los infractores. Por ejemplo si  la empresa instalada en el país A compra propiedades en fidecomiso en el país B, las puede administrar por fideicomisarios en el país C……

Surge la interrogante sobre ¿quiénes son las divinas personas que detienen esas fortunas? Es de notoriedad pública que entre ellas figuran los especuladores inmobiliarios de la China moderna, los jóvenes magnates de Sillicon Valley, los jeques petroleros, los traficantes de drogas y varios sátrapas corruptos, incluyendo unos que mandan en los países más pobres del África.

Con este último detalle se conjetura que si la riqueza trasladada de los países subdesarrollados a los paraísos fiscales llega a $us 21 mil billones, no se pagaría únicamente la deuda externa de éstos, sino que los países pobres resultarían acreedores de las naciones ricas. Naturalmente este tipo de reflexiones escapa a las preocupaciones meramente electoralistas de unos y de otros, en tanto que el deterioro del Imperio es cada vez más evidente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia