Columnistas

La columna nudista

Dos son los temas que copan la mayoría de las páginas pergeñadas en mis columnas: Bolivia y la literatura

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Iturri

03:17 / 12 de junio de 2015

He descubierto que, cuando escribo mis bitácoras de piratas, desnudo mis filias y mis fobias, pero también mis dolores y alegrías. Las escribo desde hace 15 años. Las más de las veces hacerlo ha sido gratificante; en algunas, una pesada carga (“y ahora de qué diablos escribo”); y en otras más una catarsis al dolor, sobre todo cuando escribí sobre algún compañero de viaje que había dejado este mundo. Creo que uno se va volviendo viejo en la medida en que aumenta proporcionalmente a la cantidad de años el número de amigos muertos.

Para hacer un resumen de lo escrito, he revisitado mis textos de opinión, para llegar a la lógica conclusión de que dos son los temas que de largo copan la más de las páginas pergeñadas: Bolivia y la literatura. Mis dos grandes amores temáticos. La primera, dueña de mis desvelos, de la lucha por una patria para todos, que incluya, que no sea más ese territorio de naciones clandestinas donde los de abajo eran ninguneados por unos pocos blancoides ignorantes hasta el tuétano, porque el conocimiento no se encuentra tan solo en las bibliotecas, sino también en los saberes milenarios de nuestros antepasados.

Y la literatura, esa amante excluyente a la que tengo que traicionar siendo periodista, porque habiendo pobreza no puedo refugiarme en la palabra alejándola de la acción. Revisando mis días he descubierto que si hubiera nacido en Suiza, hubiera sido feliz siendo un profesor de literatura; pero soy boliviano, y en mi país no militar en la lucha por el cambio, por transformar esta herencia maldecida de miseria, es cobardía o egoísmo, que no son la misma cosa, pero, como diría Silvio, es igual.

Y eso me llevó al periodismo y de ahí a escribir columnas es solo un paso. De todos los periódicos que han acogido mis escritos, sin duda es en La Razón donde más tiempo he estado. Llegué aquí siendo ya director del Extra después de presentar un libro de Silvia Iparraguirre. Y al parecer los editores del periódico concluyeron que podía escribir cosas “más serias que sobre Eros y Tanatos”.

Pasaron dueños y directores, la columna sobrevivió. Y aquí me tiene arreando a las teclas cada 15 días en los lugares más curiosos a los que me llevó el destino para contar mi opinión, las historias que me han hecho ejercitar el criterio, las pasiones que me han llevado a tomar posición, a abandonar la cómoda burbuja de la seguridad que asumen los que no se definen. Y, lo que es más importante, convirtiéndolos a ustedes en mis cómplices por el solo hecho de hacerme la merced de leerme.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia