Columnistas

No estaría tan contento

El próximo quinquenio probablemente no sea una tasa de leche debido a razones internas como externas

La Razón (Edición Impresa) / Rolando Morales Anaya

03:10 / 29 de octubre de 2014

El MAS ganó las elecciones y por mucho con relación a los otros partidos. Su porcentaje de apoyo fluctúa en torno al 60%, lo que le da mucha alegría. Pero este proceso eleccionario no ha sido como todos los demás, pues en el 40% que no se decantó por Evo se encuentran muchas personas que votaron contra él. Es decir, no votaron por simpatía a Samuel, Tuto, Juan o Fernando, lo hicieron esperando disminuir la votación de Evo por lo menos para que no logre la mayoría deseada de 2/3 en el Congreso. 

Tener cerca del 40% de la población contra el vencedor no es una buena noticia y puede presagiar fuertes tensiones sociales y políticas. Tampoco los líderes de la oposición pueden sentirse contentos con los resultados obtenidos, pues además de magros, los votos que recibieron se dividen entre aquellos que los apoyan y aquellos que lo único que querían era manifestar su descontento con el MAS. Este resultado no les permite vislumbrar con optimismo las próximas elecciones.

Este panorama complejo abre nuevas oportunidades para los unos y los otros. El MAS tiene la oportunidad de corregir importantes errores y distorsiones, intentando dar una mayor independencia a los poderes de Estado para permitir el diálogo democrático, disminuir la discrecionalidad en las decisiones públicas, poner mayor esmero en la asignación del presupuesto priorizando los proyectos de mayor rentabilidad, dejar de manipular la administración de la justicia y dar más apoyo al sector agropecuario. La oposición tiene el desafío y la oportunidad de recomponer el sistema de partidos políticos alejándose del mero caudillismo y del esquema de agrupaciones políticas con “dueño”, fortalecer principios y valores y desarrollar propuestas serias de gobierno.

Es probable que el próximo quinquenio no sea una tasa de leche debido a razones internas como externas. El conflicto interno puede emerger de una mala lectura de los resultados electorales que ocasione la continuidad de errores de los unos y los otros, con el consecuente desbordamiento del descontento popular, al margen de las instituciones sociales y políticas existentes.

Como causas externas se puede mencionar la posibilidad que los mercados muestren turbulencia incluso si la tendencia general de precios sea todavía favorable para Bolivia. La reciente disminución del precio del petróleo, que se estima será temporal, tendrá de todas maneras efectos en nuestra economía. Con relación al precio de los minerales puede decirse lo mismo, con la diferencia que sus efectos ya se dejan sentir. En el plano político internacional, Bolivia corre el riesgo de quedarse sola teniendo en cuenta la poca favorable evolución de las economías de Venezuela y Argentina y el avance de la oposición en Brasil encabezada por Aécio Neves, quien en más de una oportunidad tuvo comentarios hostiles sobre Bolivia; además, con Dilma Roussef nuestro gobierno mantiene relaciones poco amistosas. En un contexto que no se vislumbra propicio para Bolivia, el Gobierno tendrá que revisar y fortalecer su política internacional.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia