Columnistas

La corrupción en China

La operación ‘Caza a los zorros 2014’ es una voz de alerta para toda transacción que realice con China

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Antonio Carrasco

00:07 / 03 de enero de 2015

La lucha contra la corrupción en China bajo el estandarte “Caza a los zorros 2014”, que por su ferocidad pareciera una segunda Revolución cultural, es una operación animada por la Comisión Central de Inspección Disciplinaria (CCID), etiqueta de la Policía interna del Partido Comunista, institución que, como todo en el gigante asiático, tiene alegorías y simbologías fácilmente captadas por la pupila de la opinión pública. La misión de esta fuerza policial especializada es buscar y encontrar a los funcionarios corruptos a través del mundo, enganchando equipos compuestos por jóvenes de 30 años en promedio, diplomados de universidades nacionales o extranjeras.

Éstos en sus excursiones iniciales identificaron en Corea y en Vietnam a varios tigres (corruptos de alto nivel) y moscas (infractores de poca monta), epítetos metafóricos que datan de la época maoísta, desempolvada ahora por el presidente Xi Jinping. Según la prensa local, un informe del Banco Central de 2008 señalaba que desde 1995, cerca de 18.000 directivos o empleados de sociedades estatales escaparon al exterior, llevando consigo aproximadamente 800.000 millones de yuans, o sea el equivalente a 100.000 millones de dólares.

Para recuperar esos fondos y sentar un escarmiento a esos malandrines de cuello blanco, el Gobierno lanzó una gran ofensiva diplomática a fin de conseguir la cooperación de los países que los acogen. Al respecto, la cumbre de la APEC (foro de cooperación Asia-Pacífico) recientemente aprobó una resolución para negar santuario a aquellos indiciados en hechos de corrupción, particularmente mediante la extradición.

Sin embargo, las autoridades de Beijín creen que los jueces extranjeros no comprenden el sistema judicial chino, y por ello ponen trabas en devolver a los delincuentes, aduciendo la carencia de tratados bilaterales de extradición. No obstante, existe la posibilidad de obviar esa gestión, sobre la base de la noción de reciprocidad. Eso ocurre principalmente en Estados Unidos, Canadá y Australia, naciones que los fugitivos prefieren para ocultar sus fortunas. Entre los miembros de la Unión Europea renuentes a las demandas de extradición se señala que China no prepara la documentación pertinente en buena y debida forma; además, los cabildeos de la ONG que defienden los derechos humanos se oponen a la entrega de los implicados, sospechando que detrás de los cargos que les reprochan se esconden motivaciones de índole política. Por añadidura, como en China está vigente la pena de muerte, muchas legislaciones no dan curso a la extradición cuando ese castigo se supone inminente.

La China informa que tiene suscritos 39 tratados internacionales (29 en vigencia), la mayor parte acordados con naciones no occidentales. En ese marco, se sabe que desde 2012, cuando la ofensiva anticorrupción entró en marcha, se denunciaron muchos casos de tortura, de muertes en detención y de suicidios.

En Francia, según informa el periódico Le Monde, el Gobierno galo está llano a cooperar, por cuanto decenas de empresas francesas han sido víctimas de fraude por parte de un comando de piratas informáticos franco-israelitas, articulados con un banco subterráneo chino, mediante falsas transferencias que les escamotearon cerca de 350 millones de euros, siendo parte de esa suma fondos de la Agencia Francesa para el Desarrollo.

Con base en los datos expuestos, no sería raro que en Bolivia el negociado de las barcazas y otras acusaciones en las carpetas judiciales o cerca de ellas correspondan a la maraña mafiosa que los magistrados orientales tratan de destruir. Ante esa posibilidad, un tratado bilateral de extradición sería altamente recomendable, para entregar rufianes chinos y sus contrapartes nacionales a la justicia de Beijín, la que expeditivamente rebana la cabeza de los corruptos, sin apelación posible. En todo caso, la operación “Caza a los zorros 2014” es una voz de alerta para toda transacción que realice el Estado, los municipios o las compañías paraestatales con sus homólogos chinos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia