Columnistas

La credibilidad

Puede decirse que no es la institución la que incurre en faltas éticas, pero a ésta la hacen las personas.

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Corz

00:00 / 10 de mayo de 2015

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) es la máxima instancia del Órgano Electoral, cuarto poder del Estado desde la vigencia de la nueva Constitución Política del Estado (2009). Sus miembros son siete, de los que seis son elegidos en la Asamblea Legislativa Plurinacional y uno es designado por el Presidente del Estado. Uno de los 19 requisitos para su elección fue no tener militancia política.

Entre 2010 y 2011 fueron elegidos los seis miembros del TSE que, junto al séptimo designado por el Ejecutivo, tienen la función principal en democracia de organizar y encarar elecciones nacionales y fijar las reglas para las departamentales. La independencia política en esta tarea es, por lógica, fundamental para garantizar transparencia, imparcialidad y resguardar la imagen y credibilidad institucional. Ese principio en el último tiempo fue puesto en cuestión y es de conocimiento público. De los siete vocales, cuatro fueron vinculados con el Movimiento Al Socialismo (MAS).

El último caso es el del vocal Ramiro Paredes, quien asistió a un acontecimiento social organizado por militantes masistas. En imágenes de video que circulan en redes sociales se lo ve bailando y comiendo torta. También lo acompaña el director del Servicio de Registro Cívico (Sereci) de La Paz, Eugenio Condori.

Paredes reconoció que asistió a la invitación, aunque aseguró que no compromete su independencia. La vocal Dina Chuquimia fue apartada, por decisión de Sala Plena, del proceso de las elecciones subnacionales tras hacerse público que reenvió desde su cuenta de Twitter un mensaje político del entonces candidato a la Alcaldía paceña por el MAS, Guillermo Mendoza. La vocal, en su descargo, aseguró que su cuenta fue hackeada y que no fue responsable de ese reenvío.

El vocal Irineo Zuna llamó la atención por jurar al cargo con el brazo izquierdo levantado. Volvió a salir a la luz pública cuando se lo vinculó con la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), aliada del oficialismo. Explicó que juró de esa forma por “ser revolucionario de los movimientos sociales”.

El vicepresidente del TSE, Wilfredo Ovando, apareció en el pasado en una fotografía de un acto de campaña del oficialismo. A diferencia de sus colegas, Ovando fue designado por el presidente Evo Morales.

Puede decirse que no es la institución la que incurre en faltas éticas, pero a la institución la hacen las personas y está en ellas la responsabilidad de precautelar el bien institucional: la imagen y credibilidad. En 1991 ya un grupo de notables desterró la dependencia política de la entonces Corte Nacional Electoral (CNE).

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia