Columnistas

#cuidemoselagua

Es cuestión de aprender a mirar el lado positivo de todo lo que hacemos en vez de quejarnos.

La Razón (Edición Impresa) / Karina Sauma *

00:06 / 21 de febrero de 2017

El volumen de agua que usan las viviendas depende mucho de la accesibilidad al recurso. En tal sentido, es importante definir qué significa acceso al recurso y para ello recurrimos a la OMS, Organización Mundial de la Salud, que nos dice que acceso básico al agua es la disponibilidad de una fuente a menos de 1.000 metros de distancia o 20 minutos de recorrido desde el lugar de utilización y posibilidad de obtención fiable de al menos 20 litros diarios para cada miembro de la familia.

Según un informe publicado por la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Agua Potable y Saneamiento (AAPS), el consumo y uso del agua potable es de 100 litros cada día por habitante en el altiplano, de 120 litros en el valle y 150 litros en el oriente, http://www.iagua.es. Bajo este concepto somos unos bendecidos porque contamos con más de cinco veces de lo que indica la OMS por persona, pero como en todo, somos unos malagradecidos con esta Madre Tierra que tanto nos da, tanto nos brinda y nosotros cada vez más decidimos maltratarla, malgastarla y destruirla.

Como no podemos cuidar el agua por iniciativa propia, el 10 de febrero la Viceministra de Agua Potable y Saneamiento Básico, junto al Director de la AAPS, presentó la resolución ministerial que prohíbe el derroche del agua potable durante los días de Carnaval en todo el territorio nacional. Entonces, me cuestiono, por qué tenemos que actuar cuando nos imponen algo que debería ser automáticamente voluntario. Por qué tiene que existir una “norma” para que cuidemos el agua que está considerado como una necesidad básica, por qué y hasta cuándo seremos tan inconscientes cuando las últimas noticias nos dicen que en 8 a 15 años quizás tengamos menos acceso del que tenemos hoy.

Generemos una conducta colectiva con simples ejercicios: no lavar automóviles con mangueras; tomar baños en el menor tiempo posible; revisar tuberías en nuestras casas para verificar que no haya fugas; lavarse los dientes con un vaso de agua y no abrir toda la llave. Simples acciones que no solamente le darán un respiro a la Madre Tierra, sino también a nuestra economía. Es cuestión de aprender a mirar el lado positivo de todo lo que hacemos en vez de quejarnos y culpar a otros cuando son nuestras acciones las que nos definen #cuidemoselagua #tusaccionestedefinen.

* es directora de Comunicación de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN).

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia